Honduras 504

Washington Academy: un espacio para todos aquellos que quieren comenzar a construir sus sueños

SAN PEDRO SULA. Si hay dos cosas que uno tiene que tener claro en la vida es qué es lo quiere y cuál es el camino a seguir para llegar a ese objetivo, a través del trabajo y el esfuerzo.

En un mundo que se reinventa a cada segundo y en el que las cosas son cada vez más fáciles y rápidas, es necesario estar preparado para hacerle frente a las exigencias que la nueva era propone.

José Miguel Aviles y Laura López lo saben muy bien, y por ello, han optado por capacitarse en disciplinas que les apasionan.

Ambos, son estudiantes de Washington Academy, la opción educativa que está revolucionando la forma en que se obtiene el conocimiento y la instrucción técnica para el campo laboral actual.

Hoy, conoceremos la historia de estos dos jóvenes que, aunque han tenido motivos diferentes para tomar el reto de educarse, tienen la misma visión de un futuro de emprendimiento y excelencia.

Una pasión desde la infancia

Washington Academy
José Miguel Aviles estudia barbería en Washington Academy. Foto: Gerardo E. Barrera

José Miguel Aviles es un joven de 15 años que llega todos los fines de semanas desde la ciudad de Santa Bárbara hasta la academia Washington para recibir sus clases de barbería.

En sus propias palabras «la experiencia en Washington Academy ha sido totalmente fenomenal». Él sabe muy bien cuál es el detonante de este gran afán, y lo dice sin titubeo: «Quiero salir adelante».

Desde muy pequeño, a José deseó le ha apasionado desempeñarse en la labor de la peluquería. «Yo siempre le decía a mis padres: hey, yo quiero ser barbero. Miraba los vídeos en Instagram y pensaba: me gusta eso», confiesa.

Washington Academy
José llega todos los fines de semana desde Santa Bárbara para recibir sus clases de barbería. Foto: Gerardo E. Barrera

Sabiendo lo importante que es tener algo con qué sostenerse y respaldar el porvenir, este santabarbarense ha decidido empezar a construir desde ya ese sueño, encontrando en la academia el espacio ideal para hacerlo.

«Tengo un mes de estar en Washington Academy y ya he aprendido técnicas básicas para cortar el pelo. El ambiente me gusta mucho, pues aparte de la enseñanza, tengo compañeros geniales», afirma.

«Siento que estoy creciendo y vamos avanzando»

José

Al preguntarle sobre lo que piensa hacer al culminar su preparación en la academia de corte de cabello y estilo masculino, José Miguel nos ha sido de lo más sincero.

«Siempre hay que plantearse el futuro; para mí el qué voy a hacer con mi vida ha sido algo muy importante desde que tengo conocimiento. Quiero poner mi propia barbería y ser mi propio jefe», conluye.

José finaliza esta conversación con una invitación a todos los jóvenes a llegar a la academia Washington y desarrollarse en lo que más les guste.

Pero no todos los estudiantes de Washington Academy son iguales. Sin embargo, hay opciones de especialización para todos. Por eso, conoceremos otra de las historias, esta vez, de una chica.

Ya no le tengo miedo al fuego

Washington Academy
Laura López compartió su experiencia en la academia de gastronomía. Foto: Gerardo E. Barrera

De lo más carismática, coloquial y con una sonrisa; así ha conversado con Iconos Laura López, de 28 años y estudiante en nivel intermedio de gastronomía en la academia Washington.

Ella nos ha revelado que la experiencia ha sido muy agradable. «Mi madre siempre me enseñó a defenderme en muchos sentidos, incluyendo la comida. Sin embargo, no hay nada mejor que practicar y aprender algo nuevo», expresa.

«En la academia hay variedad en el aprendizaje. Con el chef hacemos diferentes tipos de comida y estilos cada fin de semana, desde los cuidados que hay que tener en la cocina hasta la preparación de los platillos».

Washington Academy
Para Laura López, el poner en práctica los conocimientos que obtiene en Washington Academy es una forma de mejorar. Foto: Gerardo E. Barrera

Laura tiene 8 meses de estar recibiendo el saber culinario en Washington Academy y, tal como lo ha revelado, el avance ha sido significativo durante este tiempo.

«A mi familia y conocidos les consta que ha habido un gran cambio en ese aspecto. De hecho, yo soy de esas personas temerosas que se asustan incluso por el fuego, pero estar acá me ha ayudado mucho hasta con esos puntos básicos», confiesa.

«Hasta las personas más delicadas con la comida se sorprenden y les gusta lo que hago ahora»

Laura

Y pese a que las circunstacias y conocimientos de Laura son diferentes a los del joven José Miguel Aviles, las metas comparten cierta similitud.

«Mi sueño es tener mi propio negocio de comida, por eso empecé a estudiar esto. Primero Dios y si todo sale bien, pronto comenzaría mi empresa, solo tendría que perfeccionar el tipo de comida que ofrecería».

Por supuesto, también le consultamos a Laura si invitaría a otras personas a tomar el reto Washington e iniciar a cumplir sus objetivos. Su respuesta fue muy clara.

«Si tu meta es aprender, y seguir adelante definitivamente los invito. El practicar y mejorar depende de ti, sin embargo aquí tenés esa oportunidad perfecta para obtener el conocimiento», concluye en su entrevista con Iconos Mag.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba