Honduras 504Top

Sor María Rosa Leggol: madre del altruismo en Honduras y orgullo de Puerto Cortés

REDACCIÓN. Sor María Rosa Leggol ha sido y será por siempre la figura más admirada de la solidaridad en Honduras.

La honorable y distinguida dama, que hoy descansa en la eternidad, fue quien decidió hace mucho tiempo con completa determinación, dedicar su vida entera a beneficio de los más desprotegidos.

Foto: Sor Maria Rosa Documentary

Un 21 de noviembre de 1926, hace 94 años, Puerto Cortés vio nacer a una pequeña guerrera, fruto del amor de un canadiense y una hondureña.

Lamentablemente o por causa del destino, la niña quedó huérfana, cuando tan solo tenía 6 años de edad. Fue en esa desafortunada situación donde encontró su destino.

Un grupo de monjas provenientes de Alemania llegó a la ciudad porteña con el objetivo de compartir el amor de Dios con los más necesitados y entre ellos se encontraba el ángel que años más tarde toda Honduras conocería como Sor María Rosa Leggol.

Fue allí donde la hermana encantadora, como la definieron muchos en alguna ocasión, consagró su fe a Dios y enlazó sus pensamientos, sus acciones y toda su vida al fiel compromiso del trabajo humanitario en el país.

Su persistencia… legendaria

Para Sor María no existía un «no» por respuesta. Siempre demostró que toda acción proveniente del corazón se puede lograr y ella fue el mayor de los ejemplos.

Su amor por los niños era incondicional. Cada acción, cada esfuerzo y cada iniciativa tenía por motivación la sonrisa de muchos pequeños, a los cuales amó como si fueran de su propia sangre. Y lo fueron.

Sor María Rosa Leggol
Foto: Sor Maria Rosa Documentary

Por ello, Sor María Rosa Leggol se entregó por completo a una iniciativa que nació de su corazón: la Sociedad Amigos de los Niños, SAN, fundada en 1966.

Este valioso proyecto surgió de las incontables acciones sociales que la ahora recordada hermana realizó con el pasar de los años en diversas comunidades a nivel nacional como los hogares grupales, donde muchos niños huérfanos encontraron refugio.

Considerada como su obra infinita de amor, la SAN vino a colmar de esperanza el corazón de miles de pequeños, a quienes Sor María extendió sus brazos y los recibió en su cálido y amoroso regazo.

Hasta la fecha, la cantidad de niños que ha recibido refugio, cariño, seguridad y que han sido aceptados por esta noble familia, supera los 80 mil.

Además de proyectarse con la niñez desprotegida de Honduras, Sor María Rosa Leggol coordinó y se encargó de crear espacios para adolescentes y jóvenes, con el objetivo de fomentar en ellos un mejor estilo de vida.

Estas y muchas otras más proyecciones sociales hicieron que su imagen sobresaliera, posicionándola como uno de los seres más nobles y altruistas del país y haciendo que se le comenzara a llamar La Madre Teresa de Honduras.

Click aquí: Para más notas, ingresa a nuestra sección de obituario

Sor María Rosa siempre se caracterizó por ser precursora de proyectos sociales en pro de la niñez y adolescencia de Honduras.

Su enorme e incansable voluntad la posicionaron con una de las principales promotoras de espacios de protección a este sector de la población, donde se enfocó especificamente en temas como la inclusión en la sociedad y el apoyo familiar que todo ser humano necesita.

Marcas de amor

El amor que Sor María Rosa Leggol entregó a sus miles de hijos es incontable.

Son muchos los profesionales actuales que agradecen con infinito cariño cada accionar de ese ángel que el cielo puso en sus caminos.

Además, ellos aprendieron junto a ella a cultivar esos valores que son más que indispensables para moldear el carácter y la personalidad de cada individuo.

Foto: Sor Maria Rosa Documentary

Los retoños de Sor María aprendieron, también, a afrontar las situaciones, a creer, a confiar en ellos mismos y a nunca rendirse.

En una ocasión, comentó a una de sus colaboradoras que ella solo representaba un poco de todo lo que se había logrado, hasta ese momento, que solo poseía su mente y corazón y que quienes le daban la fuerza, energía y soporte era cada uno de sus amigos, los niños y niñas y cooperantes cercanos.

Adiós a la Madre Teresa de Honduras

A mediados de este año 2020, se dio a conocer la noticia de que Sor María Rosa Leggol se encontraba en un delicado estado de salud, debido a su contagio de la infección Covid-19.

Aún con sus fuerzas físicas agotadas, la Madre Teresa de Honduras continuaba pendiente de sus pequeños retoños, demostrando su incondicional amor en todo momento.

Foto: Sor Maria Rosa Documentary

Una alegría enorme invadió los corazones de la sociedad hondureña cuando en redes sociales se anunció su pronta recuperación y a una sola plegaria sus hijos agradecieron al cielo.

Lamentablemente, la felicidad se vio rapidamente opacada y Sor María Rosa Leggol ha dejado este mundo terrenal para cumplir un propósito mayor en el cielo.

69344062_119986149337630_3655486239454265344_o
Foto: Sociedad Amigos de los Niños

Honduras perdió a una madre incansable, a una mujer virtuosa, guerrera que demostró que para ayudar al prójimo solo se necesita voluntad.

Descanse en paz Sor María Rosa Leggol, sus amados hijos e hijas continuaran su labor aquí en la tierra.

Click aquí: Sigue nuestro canal de Youtube @IconosIM y activa las notificaciones

Etiquetas

Más artículos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar