Jetset

Fails en el encuentro de Melania y Donald Trump con la reina Isabel II

REDACCIÓN. La reunión de Melania y Donald Trump con la reina Isabel II ha dejado muchas anécdotas, que sin duda, pasarán a la historia en la vida de la monarca.

A sus 92 años, la reina Isabel II se ha encontrado con 12 mandatarios estadounidenses desde 1952, pasando por Ronald Reagan en 1982, George W. Bush en en 2008, y Barack Obama en 2016; todos acompañados por sus esposas.

[thb_gap height=»30″][thb_image image=»31800″]
Al encontrarse con la reina Isabel II, Melania y Donald Trump no realizaron ninguna reverencia. Foto: Twitter-RoyalFamily
[thb_gap height=»30″]

Como ya es conocido, la realeza británica es experta cuando de protocolo se trata, siendo su rigurosa etiqueta una de las más extensas y rígidas entre las monarquías de Europa. Algo que, al parecer, los Trump no han sabido sobrellevar.

El presidente Donald Trump, por su parte, es comúnmente dado a no seguir las normas en los eventos que atiende, y esta vez, aunque su anfitriona sería la mismísima Isabel II, no fue la excepción.

[thb_gap height=»30″][thb_image image=»31802″]
Los himnos nacionales de Inglaterra y Estados Unidos fueron entonados en la cita de Melania y Donald Trump con la reina Isabel II. Foto: Twitter-WhiteHouse
[thb_gap height=»30″]

Trump, se saltó el protocolo, haciendo esperar en pleno sol a la soberana inglesa. El presidente, y su esposa Melania, llegaron más de diez minutos tarde al Castillo de Windsor, donde estaba previsto su cita con la reina.

Al llegar donde la monarca esperaba muy sobria, Donald Trump no hizo la inclinación de la cabeza establecida para los hombres. Su esposa tampoco realizó la reverencia estipulada ante la soberana, sino que la saludó directamente.

[thb_gap height=»30″][thb_image image=»31805″]
Al pasar revista a la tropa real británica, el presidente Donald Trump dejó a atrás a la reina Isabel en varias momentos. Foto: Twitter-RoyalFamily
[thb_gap height=»30″]

Previo a tomar el té, Isabel II pasó revista a sus tropas junto a Donald Trump. En algunos momentos del recorrido, Trump caminó por delante de la reina, dejándola atrás, algo que no se vio nada bien, pero que la experta monarca supo manejar muy bien.

Lo que sucedió después, precisamente al tomar el té, se dio en privado. Tal vez en ese momento, se diera una reivindicación por parte de Melania y Donald Trump con la reina Isabel II.

[thb_gap height=»30″]
Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar