Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Realeza

Más humana que reina: Isabel II, la imagen indeleble de la realeza en el mundo

REDACCIÓN. Muy pocos personajes han podido estampar su imagen en la historia de la humanidad a nivel mundial y aún menos lo han hecho a través de una figura sin tacha y dedicada por completo al servicio de los demás.

Precisamente eso es lo que ha logrado la Reina Isabel II, actual monarca británica.

Con un rostro inconfundible para las mentes de la edad contemporánea, la reina Isabel II se ha instaurado como la soberana más longeva en la historia del Reino Unido y la persona que más tiempo ha ostentado la máxima corona de la nación, pues por más de 60 años ha logrado mantener la cohesión en el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda Norte y los 53 países que conforman la Mancomunidad de Naciones.

Reina Isabel II
Foto: New Zealand Government House

Isabel II nació en 1926; aunque su cumpleaños se celebra oficialmente en junio con el evento Trooping the Colour. Si bien no estaba en la línea directa de sucesión al trono británico, el tiempo se encargaría de mostrarle cuál era su verdadero destino y misión de vida.

La abdicación de su tío el rey Eduardo VIII a favor de su padre, Jorge VI, sería la jugada que cambiaría todas las predicciones y que más tarde le permitiría llevar el título de “Su Majestad”.

Reina Isabel II
La Reina Isabel II en el día de su coronación. Foto: Royal.uk

Con la muerte de su progenitor en 1953, se dio la ascensión al trono. Isabel II fue reconocida de forma oficial como soberana un 2 de junio del mismo año en una espléndida ceremonia de coronación, la primera en ser televisada a nivel internacional.

Casi 30 millones de personas en el planeta fueron testigos de la suntuosa investidura a través de la última invención de aquellos días. Para entonces, tenía cuatro años de estar casada con el príncipe Felipe de Grecia y Dinamarca, hoy Duque de Edimburgo.

De su matrimonio retoñaron 4 hijos: el príncipe Carlos de Gales, actual heredero al trono; la princesa Ana del Reino Unido, el príncipe Andrés de York y el príncipe Eduardo de Wessex.

De ahí nacieron varios nietos y bisnietos, que le daría forma a una de las familias reales más mediáticas del mundo: el clan Windsor.

La reina Isabel II, junto a la familia real, en balcón del Palacio de Buckingham. Foto: Royak.uk

Una imagen de trascendencia

La efigie de la reina Isabel II es, sin duda, el símbolo más notable de la realeza europea en la era moderna. Desde su imagen en las monedas oficiales de distintas naciones, hasta su protagonismo en más de 250 viajes en todo el orbe; su fama se ha extendido hasta los confines de la tierra.

Reina Isabel II
Foto: Twitter

Durante sus años que ya rozan el siglo, ha visto como la familia real inglesa se extiende y crece, causando numerosos momentos de felicidad y muchísimos festejos.

Mas no todo ha sido felicidad; su reinado también ha pasado por momentos obscuros. Uno de los pasajes más difíciles se dio en 1992, denominado annus horribilis por ella misma.

En ese lapso, dos de sus hijos se separaron de sus esposas y su hija Ana se divorció, seguido de un incendio en el Castillo de Windsor. La desgracia sería peor en 1997 con la muerte de la princesa Diana de Gales, que fuera la esposa del príncipe Carlos y madre de los conocidos príncipes William y Harry.

Foto: Redes Sociales

En 2002, aquel annus horribilis se repetiría con la muerte de su hermana la princesa Margarita y su madre Elizabeth Bowes-Lyon, en fechas con solo unos meses de diferencia.

Sin embargo, en esos tiempos de inclemencia es cuando Isabel II muestra más fuerza como lideresa política y real, y que verdaderamente nació para ser reina. Además, su compromiso responsabilidad y respeto al protocolo han sido de completa evidencia.

Foto: Redes Sociales

Por ello no es de asombro que su vida haya inspirado numerosas producciones cinematográficas, como es la exitosa serie de televisión The Crown.

Más humana de lo que se ve

Elizabeth Alexandra Mary Windsor es el nombre de pila de la reina Isabel II. Detrás de su respetable imagen de reina, se esconde nada más que una mujer alegre y que nunca ha perdido la jovialidad. Es una dama risueña, amante de los perros, en especial de la raza corgi.

Reina Isabel II
Foto: Redes Sociales

Su responsabilidades como monarca han incluido también el liderar una familia que no se ha visto apartada de los escándalos. Con la inteligencia que le caracterizó desde su infancia, ha sabido también guiar su casa.

Isabel II acompañada de sus nietos. Foto: Royal.uk

Sus descendientes son muchos, pero aún entre ellos hay favoritos. No es un secreto en el medio que Willian y Harry son sus nietos más consentidos y su importancia en la realeza británica ya se dejó ver en sus respectivas bodas.

Uno de los misterios en torno a la figura Isabel II es que, a sus 93 años, se mantiene en forma y aparentemente incansable y con todas las fuerzas del mundo.

Reina Isabel II
Foto: Royal.uk

Probablemente eso se deba a su genética de sangre azul o tal vez no; lo que sí es cierto es que su alimentación es cuidadosa y organizada. Por ello prefiere tomar varias comidas ligeras al día, de porciones pequeñas.

Entre su dieta destacan buenas costumbres como tomar el té, reducir el consumo de carbohidratos, satisfacer algunos antojos de vez en cuando y tomar una copa de licor por la noche.

La gran pregunta

Al hablar de la vida y obra de la Reina Isabel II, es casi inevitable pensar qué pasará cuando ella ya no esté. Pues bien, la respuesta puede ser de lo más sencilla o de lo más difícil; todo dependerá de la circunstancias en que se den las cosas.

Corona de San Eduardo, usada por la monarca británica el día de su coronación. Foto: Royal.uk

Primeramente, le tocaría al príncipe Carlos por derecho acceder al trono británico, a menos que él decida lo contrario y abdique a favor de su hijo, el príncipe William. De ahí, una serie de fastuosos actos con los que se daría el último adiós a la monarca.

Kate y Willia, duques de Cambridge, la Reina Isabel II y su espos el príncipe Felipe y la condesa Sofía de Wessex. Foto: Royal.uk

Solo el tiempo dirá el resto. Isabel II ha sido una soberana tan conocida, transparente, empoderada e intachable que posiblemente su legado sea muy difícil de superar.

Probablemente la realeza británica no será igual luego de su fallecimiento. Nuevamente, solo el tiempo lo sabrá.

Lo que sí es cierto es que, aunque ella ya no esté e incluso aunque la monarquía británica se modernice, el mundo y más aún el Reino Unido jamás olvidarán quien fue Elizabeth Alexandra Mary Windsor: simplemente Isabel II, La Reina.

Reina Isabel II
Foto: Royal.uk
Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Botón volver arriba
Cerrar