Realeza

Harry y Meghan Markle: Las cosas que Meghan tendrá que abandonar

REDACCIÓN. Meghan Markle, tuvo que someterse a una drástica adaptación cuando se convirtió en la duquesa de Sussex tras su boda con el príncipe Harry.

La exactriz, debió renunciar a su religión para casarse con el nieto de Isabel II y ahora practicará todos los ritos y ceremonias de la iglesia anglicana.

Su nombre legal ahora es Rachel Megan MountbattenWindsor duquesa de Sussex.

La esposa de Harry, debe hacer una reverencia cada vez que esté frente a la reina y referirse a ella siempre como: «su majestad» o «su alteza».

[thb_gap height=»30″][thb_image image=»17059″]
Los duques de Sussex en su primera presentación pública luego de su boda. Foto: Facebook-Royalfamily
[thb_gap height=»30″]

Debe cumplir todas las normas de etiqueta real, como mantenerse de pie mientras la reina madre lo haga, no tocarla y esperar a que ella inicie las conversaciones.

Deberá aprender los códigos de comportamiento del personal de la reina para evitar interferir con los esquemas de seguridad. Por ejemplo, la posición de la cartera de Isabel II, son señales que Meghan deberá conocer.

Dos integrantes de la familia real que se sucedan no pueden viajar juntos, para evitar la desaparición del linaje en caso de una tragedia. Ejemplo: Si Meghan tiene hijos, debe viajar con ellos o con Harry por separado.

[thb_gap height=»30″][thb_image image=»17060″]
Parte de la familia real, en la imagen oficial posterior a la boda de los duques de Sussex. Foto: Facebook-Royalfamily
[thb_gap height=»30″]

No podrá usar escotes muy profundos ni faldas muy cortas. Tampoco usará pieles y carteras grandes. No se le permite el uso de apodos o diminutivos para referirse a otros integrantes de la familia real.

Evitará al máximo las demostraciones de afecto publicamente. No puede dar autógrafos, ni tomarse selfies. Debe residir en el palacio de Kensington y mantener su inclinación política en silencio.

Debe involucrarse en las labores humanitarias en las que se encuentra inmerso el príncipe Harry, esas tienen prioridad.

[thb_gap height=»30″][thb_image image=»17061″]
A cambio de su felicidad la duquesa de Sussex, deberá renunciar a muchas de las cosas que acostumbraba y adoptar otras de regla real. Foto: Facebook-Royalfamily
[thb_gap height=»30″]

Las visitas y comunicaciones regulares con sus amigos son cosa del pasado, Meghan solamente podrá frecuentar a sus progenitores.

Así será para siempre la vida de la ahora duquesa de Sussex, la primera mestiza en entrar por la puerta grande de la royal family.

[thb_gap height=»30″]

Texto: Jorge Monzón

[thb_gap height=»30″]
Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar