Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Ni la histerectomía limita el deseo sexual

Hace cinco años aproximadamente, mi ginecólogo me sugirió hacerme la histerectomía, por salud y por mis entrados cincuenta años de edad.

Me explicó que a esta edad era conveniente el procedimiento quirúrgico, para prevenir ciertas enfermedades y otras patologías como los fibromas, la endometriosis y algunos cánceres.

Es una decisión difícil para muchas mujeres practicarse la extirpación del útero, porque se sabe o se tiene la impresión que este procedimiento conlleva a la pérdida de la femineidad y el apetito sexual.

Una histerectomía no es una sentencia de mujer a la femineidad ni al apetito sexual. Al contrario, hay que ver la vida de una manera más plena en todo. Foto Pixabay-Ilustrativa 

Mi experiencia me dice que la femineidad no se pierde, pero si el apetito sexual, sin embargo, hay métodos, mecanismos y otras cosas que se pueden hacer para volver a tener vida sexual activa.

Les cuento.

Lo primero y más importante, es tener una pareja que quiera complacer y satisfacer el apetito sexual de la mujer. 

Cumplido este primer requisito, lo siguiente es visitar al ginecólogo de cabecera para la recomendación de algún tipo de hormona que remplace lo que se pierde con la menopausia precoz. Es decir, que después de la histerectomía, llegan los calores, sofocos, sequedad vaginal y cero deseos.

La plenitud sexual en el matrimonio o la relación amorosa, no se pierde. Todo radica en buscar métodos y tratamientos para potenciar el deseo de mujer. Foto Pixabay-Ilustrativa 

La hormona, en sus diferentes formas, entre ellas la píldora o el parcho, ayudan a regularizar cosas como el deseo sexual, el estado de ánimo, el apetito y la caída del cabello, por mencionar algunos.

El uso diario de este medicamento ayuda a recuperar las sensaciones, pero sí de vida sexual activa hablamos, se debe recurrir paralelamente a otros mecanismos como inyecciones recetadas por el médico, juguetes sexuales con su variedad de formas, colores y sabores y/o una pastilla que yo llamo “la milagrosa”.

La descubrí por casualidad. Estaba en un sex shop comprando unos aceites para la piel y la dependienta, una mujer guapa y muy chic me preguntó si ya conocía las pastillas estimulantes, mostrándome un sobrecito blanco con letras rosadas.

La plenitud sexual en el matrimonio o la relación amorosa, no se pierde. Todo radica en buscar métodos y tratamientos para potenciar el deseo de mujer. Foto Pexels-Ilustrativa 

Le respondí que no, y me recomendó llevarla para comprobar por mí misma las bondades de la píldora, que además tiene la ventaja de no ser dañina al cuerpo porque son 100 por ciento natural.

Me explicó que se toma una o dos horas antes del encuentro, pero es importante, durante ese tiempo, continuar con las actividades diarias y no sentarse a esperar los efectos porque estos llegan solos, intensos y sin avisar.

Con las inyecciones recetadas, por ejemplo, el efecto dura unos veinte días. Comienza a actuar unas 78 horas después de la aplicación y el primer síntoma, que las cosas van bien, es que los pechos se ponen duros como el de las quinceañeras.

El apetito sexual puede bajar, pero siempre existen formas de estimular el instinto sexual de toda mujer. La cama es una arma secreta para despertar el fuego y deseo. Foto Pexels-Ilustrativa 

El deseo sexual es permanente durante esos veinte días, pero las consecuencias de la inyección a largo plazo deben ser arriesgadas porque según el médico, la misma no debe aplicarse más de cuatro veces al año.

Los juguetes son para el momento y estos, de una u otra forma, ayudan a estimular los sentidos y a hacer más placentero y divertido el encuentro.

Muchas mujeres ignoran las consecuencias de la histerectomía y por pena no preguntan qué hacer para volver a sentir deseo sexual.  Yo fui una de ellas en su momento, pero ahora puedo dar fe que la pasión de los veinte se puede vivir aún a los 50.

¡Comparte!
No hay comentarios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.