El Viernes de Nicole

Deja que esta crisis te abra el corazón

Este Viernes de Nicole tiene muchos sentimientos encontrados. Internamente me siento un poco traicionada porque jamás pensé que escribiría acerca del virus que tiene al mundo paralizado. Nunca pensé, honestamente, que en Honduras tuviera tanto alcance.

A principios de esta semana murió una fiel lectora del Viernes de Nicole. Yo no la conocía. Recibía el blog por mi mamá y en los 5 años que llevamos en esto, NUNCA dejó de leer uno. Aparte de ser un excelente ser humano, era profesional de la medicina. Pensaríamos que son personas de hierro, que el virus no llegaría a afectarlas, pero no, al igual que nosotros, al final de día son frágiles. No saben el impacto que esta muerte ha tenido en mi. De tener una actitud de alegría, de sonreír y reírme 24/7, esto se ha disminuido en un 60%.

Y es que no es temor, porque sé que si bien es cierto debemos ser precavidos, más no temerosos; pero veo lo frágiles que somos y lo prepotentes que podemos llegar a ser. Aparte de la pérdida física de esta persona, he podido observar de primera mano la prepotencia que tenemos. Durante estos días he visto a personas luchar por poder cumplir con las obligaciones monetarias y a los receptores de estas obligaciones no parecerles. He visto la indiferencia de personas que, aunque puedan recibir un beneficio, arriesgan la vida de otros por el simple hecho de tener la razón. Me siento tan decepcionada de ciertas ideologías que deberían ser en pro del bien común, pero al final del día solo resulta ser otra lucha de poder. ¿Acaso su búsqueda de protagonismo o codicia no conoce límites?

No saben lo dolida que me siento que la gente en este momento de la vida no pueda ver lo que realmente somos. Es que si no cambiamos AHORITA, no cambiaremos NUNCA. Pensaría que esta crisis nos haría más compresivos, más tolerantes, más respetuosos. Pensaría que podríamos encontrar empatía de parte de todos los sectores, pero nada. He visto gente ofrecer ayuda, brindar apoyo y he visto a las personas despreciarlo o aprovecharse.

Sé qué hay miles de problemas, miles de factores, miles de incertidumbres y muchos podrán decir que es fácil para mí sentarme a escribir un artículo acerca de lo dolida que estoy cuando me encuentro en la comodidad de mi hogar con mi familia y tengo comida; y si, soy bendecida por tenerlo. No saben cuánto agradezco cada segundo del día las maravillas que tengo. Pero también tengo incertidumbres y miedos, deudas por pagar que llegan todos los meses, facturas que no pararan de llegar y me aterra no saber cómo salir de mis obligaciones; sin embargo, sé que encontraré la manera de hacerles frente, poco a poco voy a salir adelante. Sé que la desesperación y la codicia no me llevarán a ninguna parte. Sé que si tengo salud y buena voluntad, podré salir adelante de la mano de Dios.

No vengo a juzgar, pero si a hacer un llamado a la reflexión, ya que estos días son un recordatorio constante a humanizarnos cada día más. Creo que nuestras actitudes de prepotencia y de superioridad, no nos llevarán a nada. Creo que es momento de observar bien en donde estamos parados y trabajar con lo que tenemos y hacerlo funcionar.

Tal vez no esperarían un artículo así del Viernes de Nicole y se sientan un poco decepcionados, pero si algo es seguro es que no les estoy mintiendo, esto es exactamente lo que siento. Sé que vendrán mejores días y sé que tenemos este tiempo para reorganizarnos y replantearnos cada uno de nuestros puntos de lucha en cualquiera de los aspectos que los tengamos.
“Los momentos de crisis son tiempos para crecer desde adentro”.

¡Feliz Viernes!

😊
Etiquetas

Más artículos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar