Belleza

Fórmulas caceras para manos, piel y ojeras de muñeca

REDACCIÓN. No hay que gastar mucho dinero para tener una piel radiante y un rostro impecable. El secreto está en tu alacena: el café, las almendras y la miel son los aliados perfectos.

Los tres principales problemas en la rutina de belleza de cada mujer son las ojeras, las manos y la piel y hoy develamos tres fáciles y prácticas mascarillas para lucir como salida de un spa y desde la comodidad del hogar.

Primera mascarilla: adiós ojeras

[thb_image image=»1792″][thb_gap height=»30″]

Para esas tortuosas ojeras, la mezcla perfecta es el café molido con aceite de coco. Mezcle en un recipiente una cucharada de cada producto y aplíquelo justo en la zona del contorno del ojo.

Durante 15 minutos déjala actuar y retírala con agua tibia. Esto le ayudará a blanquear ojeras y tensará su piel.

Esta fórmula estimulará la circulación sanguínea al contorno de los ojos y regenerará las células, ya que tanto el café como el aceite de coco, tiene propiedades anti inflamatorias y le ayudará a combatir los signos de falta de sueño.

Segunda mascarilla: manos perfectas

[thb_image image=»1791″][thb_gap height=»30″]

Para unas manos de muñeca, utilice una infusión que le hidrate y está es a base de aceite de almendra, aceite de eucalipto y una barra de chocolate. 

A fuego lento y en una freidora pequeña, vierta estos ingredientes y haga una pasta homogénea. Una vez que este fría, cubra sus manos y deje actuar la mezcla durante unos 10 a 12 minutos. Concluya el procedimiento lavándose las manos con agua caliente e hidratelas aún más con crema a base de almendras.

Le ayudará a conservar la humedad de la piel, la elasticidad y la suavidad y así evitará que se le resequen con facilidad.

Tercera mascarilla: Piel radiante

[thb_image image=»1793″][thb_gap height=»30″]

Para tener una piel en óptimas condiciones, mezcle almendras en polvo con pura miel de abeja. Haga una pasta uniforme y aplíquela, si es posible, en todo el cuerpo a través de masajes circulares. Durante 15 a 17 minutos deberá actuar sobre la piel y para retirarla, nada mejor que el agua tibia.

La puede utilizar en zonas delicadas como el rostro o también en axilas, codos, rodillas, piernas y hasta en el pecho y la espalda.

Etiquetas

Más artículos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar