Salud

Las sorprendentes y efectivas propiedades de la cúrcuma

REDACCIÓN. Desde hace centurias los pueblos antiguos hacían uso medicinal de la cúrcuma, al descubrir sus grandes capacidades para hacer frente a varios problemas de salud.

Como remedio natural, una de sus principales funciones es reducir la acidez estomacal actuando como un tónico que estimula las secreciones de jugo gástrico y pancreático facilitando la digestión.

Es aconsejada en dosis de 500 miligramos en polvo, cuatro veces al día, a personas que padecen: dispepsia, gastritis crónica o inapetencia.

[thb_gap height=»30″][thb_image image=»15844″]
Acidez, dispepsia y gastritis crónica son algunas de las enfermedades que la cúrcuma ayuda a sanar. Foto: Pixabay
[thb_gap height=»30″]

Al ser carminativa ayuda a expulsar los gases del intestino y también aliviar cólicos gracias a sus componentes como el eugenol.

Asimismo sirve para proteger el hígado. Se recomienda en casos de cirrosis, ictericia, enfermedades hepáticas.

Para contrarrestar estos males, se vierte 20 gramos de cúrcuma en polvo en un litro de agua hervida y se deja reposar por 12 horas. Luego se bebe varias veces al día.

[thb_gap height=»30″][thb_image image=»15845″]
El consumo regular de esta planta puede evitar el desarrollo de enfermedades crónicas. Foto: Pixabay
[thb_gap height=»30″]

Se dice también que el rizoma de esta planta contiene 10 componentes anticancerígenos entre los que destacan la curcumina y los betacarotenos. Potente contra el cáncer de piel, mama, colon y el de duodeno.

Sus propiedades antiinflamatorias también la hacen eficaz contra la artritis reumatoide así como para los que padecen el síndrome del túnel carpiano. (En aumento por el uso de ordenadores y móviles).

Según la cultura china es un antidepresivo natural y reduce los niveles de estrés, aumentando la serotonina, hormona de la felicidad. De igual modo combate los problemas respiratorios y regula el ciclo menstrual y los fuertes dolores que este provoca. No se debe usar en estado de gestación o en etapas de lactancia.

[thb_gap height=»30″]

Texto: Jorge Monzón

[thb_gap height=»30″]
Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar