Estilo de vida

Emprender es aventura y libertad: el citricultor René Bendaña

Aquellos dos galones de jugo de limón que el 26 de septiembre de 2014 se vendieron por tan solo 260 lempiras, hoy son millones de razones para seguir apostando por Honduras. El citricultor René Arturo Bendaña nunca se rinde y esa tenacidad lo ha hecho un ejemplo hondureño con su emprendimiento en el rubro del cultivo y producción de naranja y limón. A través de finca El Retiro y su marca de jugos orgánicos Salut, es otro de los ciudadanos que aporta a Honduras con la generación de empleo y con productos abanderados con la calidad de que lo hecho en casa, siempre es mejor.

Cientos de sueños convertidos en metas, millares de plantas, árboles frutales y toneladas de galones de sabor, son el sustento de más de 300 empleados directos y más de tres mil, indirectos. “Inicié solo yo en una bodeguita que tenía en mi casa, con una máquina exprimidora y una refrigeradora. A los dos meses, contraté a una persona para que me ayudara, ya que el trabajo de ‘todólogo’ era grande”.

«Es muy difícil emprender en Honduras. No es para cualquiera que tiene comodidad y seguridad de un trabajo, pero está en uno de salir de la zona de confort».

Proyecto en grande

Para el año 2020, este sueño da el salto tan anhelado: una nueva fábrica macro, muchos más productos, más generación de empleo y renovada imagen para conquistar otros puntos de venta. Por si fuese poco, más exportaciones a destinos lejanos.

“Estamos trabajando en una fábrica con los más altos estándares de calidad e inocuidad. Compramos equipos europeos para producción a gran escala, que provienen de marcas mundialmente reconocidas. Con ello, garantizaremos a los consumidores finales, una constancia en cantidad y calidad de productos”, explica René.

René Bendaña 4

«Cuando uno pone toda su pasión, esfuerzo, energía, pensamiento e ingenio en una idea de emprendimiento, es posible salir adelante, aunque tenga dificultades y obstáculos por nuestro sistema».

Esta gran visión lo ha llevado a recordar, cómo empezó todo. Ese camino iniciado hace cinco años, ha sido constante, difícil y, muchas veces, sacrificado. Ahora, la luz está brillando tras un largo sendero repleto de vicisitudes.

“La primera etapa de inversión es de varios millones de lempiras. Esos fondos son a base de apoyo bancario y ahorros, que ha sido casi imposible obtenerlo, pero Dios es guía en todo lo que emprendo. Para febrero 2020, tenemos la proyección de hacer pruebas para nuevos productos que lanzaremos en marzo 2020 al mercado”.

En la fábrica laboran actualmente 24 personas, pero con la nueva planta la fuerza laboral aumentará en un 60 por ciento o más; mientras que en la finca muchos hombres y mujeres siembran, cultivan y cosechan la fruta.

La gran aventura

La finca El Retiro se ubica entre fértiles montañas en el departamento de Yoro. “El nombre se lo puso mi padre, René Arturo Bendaña, ya que dijo que se quería retirar en ese lugar de verde paisaje”, destaca.

Este visionario hondureño cuenta que su papá la adquirió en 1995 como una finca de cítricos “y como él mismo dice, lo único que sabía de naranjas era cómo chupársela”, pero en estos 24 años han aprendido mucho y ambos se han convertido en los productores independientes más grandes de Honduras.

«Muchas familias de nuestra comunidad tienen sustento gracias al cítrico. Nosotros trabajamos e innovamos por ellos, para asegurarles trabajo, bienestar y futuro».

Para él, el cítrico es un cultivo noble y una fuente de salud importante. Además, es felicidad para su familia. “Somos la única finca de cítricos certificada de Honduras por Global Gac. Eso es muy importante porque ahora, comercialmente, en Europa y Norteamérica nos exigen esta certificación para poder exportar nuestra fruta”, detalla.

Ahora, cultivan desde variedades de limón hasta diferentes tipos de naranja como la Valencia, Piña y Agria. Además, hacen el proceso de cultivo, siembra y cosecha.

“De la semilla sacamos el arbolito para injertar naranja, limón y sus variedades. La naranja Piña es tempranera y sale a principios de agosto y la naranja Valencia se cosecha en diciembre. En El Retiro, tenemos diferentes variedades que salen en diferentes épocas del año”, cuenta René Bendaña.

El desafío

Uno de los grandes retos como citricultor es luchar contra las plagas. El futuro de esta cultura en el país es incierto, ya que actualmente afecta una plaga terrible y “no hay esfuerzos suficientes de las autoridades para contrarrestar este problema”. Por esta enfermedad en el limón y los cítricos, en los últimos diez años, ha disminuido en un 50 por ciento la producción en Honduras y si continua ese ritmo, “en cinco años, chuparse una naranja será un lujo”, aclara el productor. Para El Retiro, esto es preocupante porque exporta fruta a islas del Caribe como Martinica y Guadalupe, a varias ciudades de Estados Unidos y también España.

Enfocándose en producir más, para la finca El Retiro, es muy importante la marca Salut, porque procesa la fruta que no es apta para exportación o para propósitos comerciales como fruta fresca y la convierte en un producto premium a la mesa de las familias hondureñas. “Tenemos controles de calidad altísimos y si la naranja o el limón es muy pequeña, esta manchada o tiene una cicatriz, Salut procesa esa fruta para darle valor agregado y en ciertas ocasiones, hasta se le gana más dinero”. Es así como nace la marca de jugos orgánicos.

René Bendaña 3

«Salut es una simbiosis de dos idiomas: Salut, en francés, es una bienvenida; y Salut, en Catalán, es salud. Por lo que Salut quiere decir: Bienvenidos a la Salud».

René Arturo recuerda que hace algunos años atrás, era tanta la cantidad de naranja que comercialmente no se podía vender y se desperdiciaba. “Somos una finca grande y tenemos mucho fruto. Ahí comencé a darle mente a una forma más inteligente de no desperdiciar nada y así es como nace Salut, una marca de jugos naturales y esencialmente orgánicos. Había que sacarle el jugo a la naranja y lo hemos hecho”.

Gracias a su empuje, Salut ha crecido sin presiones comerciales. Tiene cinco años en el mercado y está consolidada en la zona norte. Muy pronto empezará a expandirse a nivel nacional y regional en Centroamérica. Cuenta con productos de siete sabores: Naranja, Limón Puro, Limonada Rosa, Té frío, Jamaica, Maracuyá y Naranja con Zanahoria.

Pura tenacidad

Uno de los obstáculos que ha tenido como emprendedor de jugos naturales es la costumbre del hondureño por tomar bebidas gaseosas. “Educar a la gente que un jugo natural es beneficioso para su salud, es el reto más grande de la marca”. La fórmula proviene de aquellas recetas caseras de las abuelas de los colaboradores de muchos años y de gente que hace el jugo de una manera excelente, solo que ellos lo producen de manera industrial. “La receta se mantiene y por eso hemos logrado conseguir un nicho de mercado donde no se ve al consumidor como un simple consumidor, sino como una persona que quiere identificarse con la marca, no por propósitos comerciales, sino por propósitos nostálgicos”.

«Emprender es bien duro e inseguro, pero el resultado es la libertad».

En cada sorbo, usted se deleita con jugo cien por ciento natural y de calidad. “Encuentra felicidad, ya que nuestras recetas salen de jugos que tradicionalmente se hacen en las casas”, recalca René. Se puede adquirir en varias plataformas al detalle como PriceSmart, Comisariato Los Andes, Supermercados La Colonia, Diprova, Supermercados Colonial, Delicatessen, Yip, y supermercados medianos en todo el país. Además, Baleadas Express, hoteles, restaurantes, cafeterías y hasta hospitales. La visión de Salut es ser la marca de jugos más prestigiosa de Centroamérica creada con los valores de confiabilidad, lealtad e innovación para el cliente hondureño y extranjero.

Ahora que, después de cinco años, ese emprendimiento cobra fuerza la reflexión ¡ha valido la pena! tiene un incontable valor, ya que la fuerza más grande en este universo “es la de una idea respaldada de pasión, dedicación, esfuerzo y valentía. Que ‘imposible’ es un estado mental y que el miedo es una buena herramienta si se utiliza apropiadamente” explica.

René Bendaña 6

«Somos la única finca de cítricos certificada de Honduras por Global Gac. Eso es muy importante porque ahora nos exigen esta certificación para poder exportar nuestra fruta».

Su consejo para emprendedores es, básicamente, no dejarse influenciar por personas que digan ¡no se puede! “Eso es solamente las limitaciones de esas personas y no las de uno. Deben rodearse de personas positivas que les ayuden a guiar sus ideas en una manera correcta. Buscar a un mentor, a una persona que ya ha pasado por un emprendimiento y aprender de esas experiencias; pero sobre todo, aprender a tener autoconfianza. Emprender es bien duro e inseguro, pero el resultado es la libertad”.

Portada Edición Digital Iconos Noviembre 2019
Portada Edición Digital Iconos Noviembre 2019
Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar