Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Antonio Vinciguerra: el maestro sampedrano del pincel brilla este 2018

Antonio Vinciguerra
Ver galería
13 Fotos
Antonio Vinciguerra
Antonio Vinciguerra: el maestro sampedrano del pincel brilla este 2018

Foto Gerardo E. Barrera

Antonio Vinciguerra
Antonio Vinciguerra: el maestro sampedrano del pincel brilla este 2018

Foto Gerardo E. Barrera

Antonio Vinciguerra
Antonio Vinciguerra: el maestro sampedrano del pincel brilla este 2018

Foto Gerardo E. Barrera

Antonio Vinciguerra
Antonio Vinciguerra: el maestro sampedrano del pincel brilla este 2018

Foto Gerardo E. Barrera

Antonio Vinciguerra
Antonio Vinciguerra: el maestro sampedrano del pincel brilla este 2018

Foto Gerardo E. Barrera

Antonio Vinciguerra
Antonio Vinciguerra: el maestro sampedrano del pincel brilla este 2018

Foto Gerardo E. Barrera

Antonio Vinciguerra
Antonio Vinciguerra: el maestro sampedrano del pincel brilla este 2018

Foto Gerardo E. Barrera

Antonio Vinciguerra
Antonio Vinciguerra: el maestro sampedrano del pincel brilla este 2018

Foto Gerardo E. Barrera

Antonio Vinciguerra
Antonio Vinciguerra: el maestro sampedrano del pincel brilla este 2018

Foto Gerardo E. Barrera

Antonio Vinciguerra
Antonio Vinciguerra: el maestro sampedrano del pincel brilla este 2018

Foto Gerardo E. Barrera

Antonio Vinciguerra
Antonio Vinciguerra: el maestro sampedrano del pincel brilla este 2018

Foto Gerardo E. Barrera

Antonio Vinciguerra
Antonio Vinciguerra: el maestro sampedrano del pincel brilla este 2018

Foto Gerardo E. Barrera

Antonio Vinciguerra
Antonio Vinciguerra: el maestro sampedrano del pincel brilla este 2018

Foto Gerardo E. Barrera

SAN PEDRO SULA. Antonio Vinciguerra es uno de los más reconocidos pintores de la ciudad industrial, con una larga trayectoria de más de 20 años en el mundo del arte, y además, numerosos reconocimientos a su fino trabajo, con el que ha marcado el acontecer artístico de Honduras.

Como él mismo lo indica, sus inicios en la pintura los tuvo en la infancia, y orgullosamente se califica como un pintor autodidacta. “Desde muy pequeño siempre tuve la facilidad para el dibujo, me encantaba plasmar todo lo que estaba viendo, me gustaba pintar árboles, dibujar naturaleza, animales, aves; y siempre tuve esa inquietud en el colegio y en la escuela; y pues, desafortunadamente en nuestra ciudad no tenemos una escuela de arte y no tuve la oportunidad para poder ir a estudiar Bellas Artes a Tegucigalpa. Así que soy un pintor autodidacta, que ha esfuerzo propio ha logrado ha logrado, hasta ahora, llegar a donde estoy”

Ese gusto por la estética y las cosas bellas y un acentuado sentido de lograr lo que se había propuesto en la vida, son los que le llevaron a tener el éxito del que ahora goza. “Tuve la oportunidad de trasladarme a Tegucigalpa a estudiar en la universidad y trabajar, también, en una empresa nacional; y pues, siempre con el deseo de querer ingresar a Bellas Artes, pero no se podías porque estaba trabajando. En eso me casé y no podía afrontar una situación de familia estudiando arte en Tegucigalpa, pero sí visitaba las exposiciones que se daban allá. Visitaba los museos que habían en Tegucigalpa y también tuve la oportunidad de salir varias veces del país, y lo primero que hacía era visitar los museos de arte.”

“Entonces, eso fue alimentando mi deseo de pintar. Regresé a San Pedro Sula y pues se dio la oportunidad de recibir unos dos talleres de pintura y participé en mi primera exposición y a raíz de eso tuve aceptación; y de ahí tuve exposiciones individuales, exposiciones colectivas en nuestra ciudad; y así se fue alimentado mi deseo y fue alimentando también el gusanito del arte, como dicen, y ya son 24 años de dedicarme exclusivamente a la pintura.”

Aparte de crear magníficos cuadros, Don Antonio también comparte de su talento con los demás, ayudándoles a encontrar su personalidad, y no desaprovecha ninguna oportunidad para aprender y tener nuevas experiencias. “También soy maestro de artes plásticas, doy clases a niños y adultos; soy muralista también y he participado en exposiciones internacionales. He estado tres veces en Italia invitado por la organización Vivimundo; he expuesto y he pintado en plazas públicas y también he hecho murales en Italia. Y pues, eso acrecienta mi currículum, y como artista he sabido aprovechar esos momentos para crecer.”

Desde que comenzó en la pintura, ha perfeccionado su técnica y expresa que su avance “ha sido una evolución normal por la que pasan la mayoría de los artistas, no sólo de Honduras, sino que también del mundo”. “Uno comienza haciendo lo más fácil, tal vez pintando flores y un poco de paisaje. Pero sí ha habido un crecimiento y no he dejado de pintar también con lo que yo comencé; siempre he ido trabajando, creciendo y no he terminado de hacer, todavía, mi mejor trabajo. Así que todos los días es un crecimiento, todos los días aprendo cosas nuevas. Con mis alumnos yo aprendo mucho: con los niños aprendo bastante, con los adultos también. Eso para mí es un crecimiento, y a pesar de que soy autodidacta nunca me he querido quedar con un sólo tema”.

Asimismo menciona que su obra no se encierra a una sóla temática, sino que trata de explorar diferentes campos. “Muchos artistas y personas me han dicho que por qué no defino un sólo tema. No; yo trabajo y tengo varios temas, tengo aproximadamente cuatro o cinco temas que más o menos domino, y los trabajo dependiendo del estado de ánimo en que me encuentre en ese momento. Entonces yo aprovecho para pintar que la mente me dice que pinte en ese momento. Yo aprovecho para pintar lo que la mente me dice que pinte en ese momento, por eso tú puedes ver que nunca he tenido un estilo definido, pero sí me defino con los colores.”

Cualquiera que ve un cuadro de Vinciguerra, rápidamente lo indentificará, pues sus trazos y la forma de utilizar las tonalidades son imperdibles en su estilo. “Me gusta mucho el costumbrismo. El costumbrismo es los motivos nacionales, los motivos de país. Me gusta mucho pintar las temáticas de las etnias en Honduras; la etnia Lenca me apasiona mucho. Y también me gusta mucho pintar el paisajismo, lo que es la flora y la fauna de Honduras.”

“Yo hago mucho senderismo y grabo en mi mente todos los lugares de montaña y de los parques nacionales, de los ríos sobre todo y de las cascadas. Entones, ese es un tema que me apasiona mucho; y es uno de los cuatro o cinco temas que trato de dominar cada vez más, y los trabajo. También hago trabajos clásicos, en la parte del muralismo ya me ha tocado desarrollar trabajos de esculturas y pintar otras temáticas de otros países.”

Ya entrando en una revisión más filosófica de su quehacer, Don Antonio ve en la pintura el espacio perfecto para existir, y se deleita con cada momento y cada pincelada sobre los lienzos. “Lo que más disfruto es estar en silencio”. “Pongo música clásica, música de piano y disfruto el hecho de agarrar un cuadro. He tenido la oportunidad, a veces, de trabajar en dos cuadros cuando me aburro de uno; cuando me aburro de uno empiezo a trabajar en el otro. Pero sí disfruto mucho ver cómo se va dando el desarrollo.

“Yo trabajo la técnica de pastel, que es muy poco usada aquí en Honduras, pero es una de mis técnicas preferidas para enseñar porque con eso aprendí mucho a dar sombras, a dar luces en las pinturas. Entonces, yo con esa técnica el enseño a mis alumnos a que empiecen a desarrollar y así se va dando un montón de motivos”.

Pero también, para cualquiera que conoce del arte, sabrá que hay puntos que resultan más difíciles que otros en cuanto a ejecución, y por lo tanto necesitan un poco más de aplicación para su desarrollo. “Lo más dificultoso para mí es trabajar el retrato, no trabajo retrato porque lleva mucho tiempo. Yo soy un poco… tú me ves y la gente me mira y cree que soy una persona muy tranquila, pero soy muy inquieto y no puedo estar mucho tiempo sobre un cuadro. El retrato requiere mucho tiempo, mucho detalle; por eso no lo trabajo mucho. Trabajo la figura humana, desnudos, pero retrato en sí lo he hecho, pero no lo disfruto”. “Disfruto más el paisaje, disfruta más el costumbrismo, disfruto más el bodegón, y otras temáticas”, afirma el pintor sampedrano.

Don Antonio Vinciguerra es también muy reconocido por ser el creador de los más impresionantes murales que se pueden observar en diferentes lugares de San Pedro Sula. “El de la Universidad Privada es un mural cuya temática es la identidad nacional, son casi cuatro pisos de altura como por dos metros de ancho; esta en el lobby del edificio de la Torre Jaar. En la Unitec también hay otro mural de casi tres pisos de alto con la historia de Honduras; también es otro mural grande. Y el mural que está en el Supermercado La Colonia de la Plaza El Pedregal también es sobre la historia de San Pedro Sula; este es el más grande: son treinta y cuatro metros de largo por tres o cuatro metros de alto, también es otro mural muy interesante”.

Además de sus gigantescas obras, hay otros murales más pequeños de Vinciguerra que no están a la vista de todos. “Por todo San Pedro Sula tengo regado murales en casas privadas y en instituciones; también he hecho murales en Italia, me tocó la primera vez que fui ahí, como parte del intercambio cultural me tocó pintar en una cárcel modelo de Massa Carrara y pinté una biodiversidad también donde los presos reciben a los familiares, un salón bien grande; y pinté un mural casi de ocho metros con la flora y la fauna.”

Sin embargo, y aunque evidentemente nos encontramos ante un maestro hondureño del pincel, su talento no se circunscribe a la pintura solamente. “Soy muy aficionado a la fotografía, me gusta mucho”, explica Antonio Vinciguerra. “Estoy en el fotoclub Honduras, y he aprendido mucho de parte de este grupo en el sentido no sólo de las técnicas de la fotografía sino que, más que todo en conocer nuestro país y conocer los parques nacionales; eso para mí es una pasión aparte de la pintura, no vivo de eso, vivo de la pintura. Ya he vendido una que otra fotografía, pero me sirve a mí más como referencia para mis trabajos, cuando tomo fotografías de algún ave en especial que es difícil fotografiar, yo trato de plasmarla; también de alguna cascada, de un río, algún paisaje, alguna figura humana de una etnia; me ayuda, la fotografía para mí es un auxiliar.”


“Yo trabajo la técnica de pastel, que es muy poco usada aquí en Honduras, pero es una de mis técnicas preferidas para enseñar porque con eso aprendí mucho a dar sombras y luces.


“Pongo música clásica, música de piano y disfruto el hecho de agarrar un cuadro.

“Disfruto más el paisaje, disfruta más el costumbrismo, disfruto más el bodegón, y otras temáticas”

Una trayectoria de ya 24 años, con la cual ha puesto su nombre en lo más alto del arte hondureño, también ha sido reconocida y premiada. El triunfo más reciente de Don Antonio, se dio en el Salón Nacional de Arte 2018, donde su pintura, Ciudad del Rey Mono, se coronó con el primer lugar del concurso. “Tuve la suerte de ser el ganador este año; ya había participado otras veces en este Salón. Es muy difícil clasificar, pues algunas veces son más de 150 cuadros, y tal vez sólo se llegan a colgar 20, 25 o 30 de esa cantidad. Y el hecho de que le clasifiquen a uno una pintura en un Salón Nacional, es un logro. Y yo lo he logrado en otras veces, pero no había tenido la oportunidad de ganar; ahora, afortunadamente, los jurados que ha habido son internacionales de todo Centroamérica, los tres son internacionales, y este año me tocó la fortuna: gustó mucho mi trabajo.”

“Es un trabajo que me llevo bastante tiempo, creo que es el que más tiempo me ha llevado. Ellos me felicitaron y me dijeron que no había habido objeción, que desde inicio que vieron la obra la apartaron, y me tocó ganar. Igual, el año pasado también competí y quedé en tercer lugar con otra obra que gustó mucho también. Pero ahora sí fue el primer lugar, y eso es satisfactorio para uno porque nos engrandece, nos da la oportunidad de crecer más.”

Ciudad del Rey Mono, es una pintura que ha tenido lugar por mucho tiempo en el corazón y mente de Don Antonio Vinciguerra, y que se fue desplegando lentamente hasta estar listo para exhibirse. Fue durante su niñez, cuando nacieron las luces de lo que sería esta magnífica obra. Como él mismo recuerda “desde que era niño mi madre me contaba (mi madre nació en Trujillo y ellos vivieron mucho tiempo en esta área cuando estaba la compañía bananera); y pues ella me contaba de esa Ciudad Blanca, desde ese tiempo de 1930 o menos ya se conocía lo que era esta ciudad, pero era como una leyenda. Y quedó siempre en mi mente Ciudad Blanca, y cuándo lo van a descubrir, cuándo. Pues, hace unos años acá afortunadamente se empezaron a ver vestigios de lo que era Ciudad Blanca, se empezaron a ver objetos que habían sido encontrados y de unos cinco años para acá, ya con la intervención de grupos extranjeros como National Geographic con ayuda del gobierno, nos hemos dado cuenta de ahí existe, y lo que se ha descubierto tal vez sólo es el uno por ciento de las maravillas que hay allí.”

Ciudad del Rey Mono

“Me gusta mucho el costumbrismo. El costumbrismo es los motivos nacionales, los motivos de país.”

“Estoy leyendo un libro que lo acaban de publicar ellos mismo, una persona de National Geographic, y es impresionante cómo llegaron ellos a ese lugar; y no tanto cómo llegaron, sino todo lo que tuvieron que hacer con personas millonarias de Estados Unidos que intervinieron para que eso se descubriera y se siga descubriendo. Entonces me ha apasionado ese tema y ya son cuatro cuadros que he trabajado con esa temática, y me gusta mucho porque es Honduras; yo amo a mi país y trato de plasmar en todas mis obras lo que este es.”

Como amante del arte, y ávido promotor del mismo, Antonio Vinciguerra ve en la sociedad hondureña un gran potencial que espera a ser explotado y compartido, sobre todo en su natal San Pedro Sula; pera destaca que el esparcimiento de la cultura va a pasos cortos, debido a la falta de apoyo. “Es muy poco el apoyo que hay de parte del gobierno; de parte de las municipalidades creo que también se debiera orientar más a trabajar con los niños sobre todo en la parte cultural”. Pese a las dificultades que se presentan, Vinciguerra concluye que San Pedro Sula es increíble, es un emporio de artistas, de músicos, de teatristas de danzantes, de pintores; y la verdad es que es necesario que las autoridades colaboren con esto”.

Realización: Felipe Vallejo

Vídeo: Rony Martínez

Fotografía: Gerardo E. Barrera

¡Comparte!
No hay comentarios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.