Sitios de Interés

Las deslumbrantes Montañas Arcoíris de Perú

REDACCIÓN. A tan solo dos horas de la ciudad de Cuzco, conocida como la capital histórica de Perú y ubicada en el sureste del país; se puede contemplar una maravillosa creación de la naturaleza: Vinicuncalas Montañas Arcoíris.

Su riqueza mineral y sus cautivadores tonos, han posicionado a Vinicunca, nombre real de la cordillera, como un excelente destino turístico no solo nacional, sino también internacional, captando la atención de millones de turistas alrededor del mundo, decididos a emprender un viaje por sus hermosos relieves .

[thb_gap height=»30″][thb_image alignment=»center» image=»24783″]
Montañas Arcoíris de Perú, un paraíso colmado de plenitud y adrenalina total. Foto: Pixabay
[thb_gap height=»30″]

Agosto, es el mes perfecto para visitar el Cerro Colorado, como lo llaman los habitantes de la zona; ya que sus magníficos colores se intensifican más en esta época del año, resaltando la belleza de la montaña.

El recorrido hacia esta hermosa planicie es una perfecta combinación de adrenalina, ejercicio y extrema diversión.

Parte del camino requiere ser transitado a caballo y que a determinados metros de llegar a sus faldas coloridas; es necesario emprender una extensa, pero cálida caminata.

[thb_gap height=»30″]

Una publicación compartida por Perú (@peru) el

[thb_gap height=»30″]

Los 5,200 metros sobre el nivel del mar de Vinicunca, representan una increíble mezcla de colores, que rinden honor a la riqueza mineral que poseen sus entrañas.

Cada tono, vislumbrado en la indómita cordillera es una sustancia natural, concretamente de rocas descompuestas y elementos naturales, que con el tiempo se han convertido en arcilla con diversa pigmentación.

Para el turista, visitar este recinto natural resulta un viaje netamente placentero; sus paisajes en conjunto son un verdadero disfrute humano.

[thb_gap height=»30″] [thb_gap height=»30″]

Entre las esplendorosas tonalidades de la sierra arcoíris, destaca el fucsia, morado, turquesa y oro.

La tierra bendecida por los incas, ofrece al apasionado por el turismo un universo pleno, colmado de múltiples matices, que transmiten perfección, bienestar y naturaleza pura; así es la majestuosa Vinicunca, la Cordillera de Colores.

[thb_gap height=»30″]
Etiquetas

Más artículos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar