Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Selena Quintanilla: una estrella que se apagó muy joven, pero que nadie olvidará

REDACCIÓN. Solamente 23 años le bastaron para apoderarse del corazón de los latinos; Selena Quintanilla fue una reconocida cantante originaria de Texas, Estados Unidos inmortalizada como la eterna Reina del Tex-Mex.

Inició su carrera artística desde muy joven en la banda familiar llamada Los Dinos, conformada junto a sus dos hermanos y con el liderazgo de su padre.

Fui así como, a partir de la década de los 80’s construyó una trayectoria de mucho éxito en la música, consagrando varios hits de fama mundial como Si una vez, Bidi Bidi Bom Bom, Como la Flor, Amor Prohibido, entre otros.

Selena, quien cantaba en español e inglés, se convirtió en una de las latinas con más discos vendidos, siendo superada solamente por Gloria Estefan y Shakira.

La cantante ha vendido más de 65 millones de copias a nivel mundial, una cifra que sigue superándose hoy día gracias a la gran aceptación de su arte tuvo entre el público de habla hispana.

Incursionó en la moda, creando su propia línea de ropa. Actualmente, Selena continúa siendo de gran relevancia para esta industria, con la línea exclusiva The White Rose Collection por Forever 21.

Además, se desenvolvió como actriz en la película Don Juan DeMarco en 1994, junto a Jhonny Depp y también tuvo sus aventuras en el mundo del modelaje.

Se casó a los 21 años con el guitarrista de heavy metal Chris Pérez, con quien tenía una relación sentimental desde hacía varios años; una relación que su padre, Abraham Quintanilla, no aceptaba en principio.

Voz para triunfar

La Reina del Tex-Mex tenía lo que muchos críticos han llamado la fórmula perfecta para ser un artista de éxito: una voz melodiosa, personalidad carismática y sobre todo una capacidad impresionante para conectarse con el público.

Su voz de mezzosoprano encantaba con su audacia y era de esas que dejaban ver su armonía y habilidad, ya sea reproducidas desde un disco compacto o al ser escuchadas en vivo.

Pero seguramente lo que muchos recordarán es su inigualable estilo para interpretar cuando estaba sobre el escenario, presumiendo de su figura al bailar la cumbia y otros ritmos.

Y aunque entre cada verso se colaba una que otra vez desaciertos al pronunciar el español, era algo que sus fans disfrutaban igualmente; todo era parte del paquete.

Una estrella que se apagó muy joven

Selena Quintanilla fue asesinada el 31 de Marzo de 1995 en el motel Days Inn por Yolanda Zaldivar, quien fuera la presidenta de su club de fans y gerente de algunas de sus marcas.

La noticia de su fallecimiento conmocionó al público latino. Solo tenía 23 años; rebosaba de juventud; empezaba a brillar como estrella y tenía una gran carrera por delante.

Sin embargo, su luz se apagó. Todo, justo antes de que hiciera su debut como cantante en inglés con el álbum Dreaming of You, que vino a ser su última producción de estudio.

El asesinato de la cantante fue un acontecimiento de lo más mediático. De hecho, en múltiples ocasiones se han presentado sendos reportajes acerca del caso, por parte de medios internacionales.

Dos años después de su muerte, su vida se llevó a la pantalla grande con el rodaje de la película Selena, protagonizada por la actriz Jennifer López, quien también saltó a la fama con dicha interpretación.

Es a través de este filme que las nuevas generaciones han conocido un poco más acerca de la vida y muerte de la artista tejana.

Para guardar legado de su talento y de su tan reconocida carrera artística, en 1998 se inauguró un museo en su memoria, ubicado en Corpus Christi, Texas; la ciudad que la vio nacer, triunfar y morir.

Ahí, se exhibe una estatua de bronce de la cantante. Por si fuera poco, su efigie también forma parte del museo de cera de Madame Tussauds en Hollywood.

Selena Quintanilla será recordada por siempre como la artista latina más influyente de todos los tiempos y, por supuesto, como la sempiterna Reina del Tex-Mex.

¡Comparte!
No hay comentarios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.