Sociedad

Juana Pavón: la irreverente y última voz femenina de la poesía contemporánea en Honduras

SAN PEDRO SULA. Embestía con sus versos, pero lo hacía de una forma que calaba hasta lo más profundo: desnudaba su alma como pocos lo saben hacer; sin prejuicios; totalmente auténtica.

Así era Juana Pavón, más conocida como «Juana La Loca», la poetisa hondureña que marcó el quehacer artístico nacional con una obra diferente concatenada a la perfección con su vida llena de fuego, pasión y desdicha.

Nació un 19 de julio de 1945 en la comunidad de San Marcos de Colón, Choluteca. Su existencia completa la dedicó a denunciar los problemas sociales, la desigualdad y la doble moral a través de sus líneas.

Juana Pavón dedicó su vida completa al arte. Foto: Facebook

Desde pequeña exploró sus pensamientos y desarrolló su personalidad
de expresión sin censura tan característica en ella, basando sus ideales en la justicia y la feminidad.

Aunque su nombre de pila es Margarita Velásquez, optó por llamarse simplemente Juana Pavón, un seudónimo que evoca a uno de sus más icónicos poemas junto a su segundo apellido.

Amaba el alcohol, tenía un alma bohemia e intensa pero a la vez era una mujer tímida y frágil con una carcajada mordaz. Dormía donde la noche le encontraba y fluía con naturalidad.

Comenzó a desarrollar su talento para la composición desde la juventud. Sin embargo, fue hasta el año 1981 cuando publicó su primera recopilación de poemas, en colaboración con la poeta costarricense Carmen Naranjo.

Margarita Velásquez, es el nombre real de la poetisa Juana Pavón. Foto: Facebook

Dicho trabajo se tituló bajo el nombre «Verso a dos voces». Luego vendrían los escritos inéditos «Yo soy esa sujeto» en 1994, en el que también incluyó varias composiciones.

Para 2004 presentó una poesía tan precisa como contundente, que rápidamente se consagró en la galería de sus obras más famosas: Exacta. Esto, como parte de un nuevo poemario que se publicó completo en 2006.

Entre sus creaciones más destacadas, brillan Mi hombre ideal, Tegucigalpa, Deseos irreverentes, Nosotras: esas sujetos, De una vez por todas, Morir de risa, Llegué sobre la carne y, por supuesto, Juana la loca.

Además, protagonizó una diversidad de presentaciones en las ciudades de Tegucigalpa. También, llevó su talento hasta San Pedro Sula , donde sorprendió y deleitó con su obra.

La última vez que se dejó ver en la ciudad industrial, fue en 2003 en una cita en el Museo de Antropología e Historia que estuvo abarrotada.

La obra de la artista catracha es amplia; todo un legado para las generaciones. Foto: Facebook

Juana Pavón falleció a los 73 años víctima de un cáncer en la ciudad de Tegucigalpa. No se llevó nada, su vida la dedicó a expresar lo que había en su corazón y con ello dejó un legado preciado para la cultura de Honduras.

Ella es, sin duda, otro de los tantos hijos prodigio de nuestra tierra que vivieron, se dieron en entereza y murieron sin la gloria y el aplauso que merecen.

Juan Pavón siempre fue una mujer auténtica. Foto: Facebook

Su velatorio deja claro la huella que marcó su existencia en el país: se dará en el auditorium Juan Lindo de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras.

Sencillamente, un funeral para despedir a uno de nuestros grandes.

En esta magazine rendimos homenaje a un ÍCONO que nos dijo adiós con un rostro de empoderamiento e integridad y recordamos uno de sus más célebres versos:

«Escúlquenme lo exacto y les mostraré cuán EXACTA soy»
-Simplemente Juana-

¡Hasta siempre Juan Pavón!

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar