Realeza

Roban piezas de joyería real en la catedral de Strängnäs, Suecia

REDACCIÓN. Aprovechando la abundante hidrografía que tiene Suecia, dos ladrones hurtaron tres piezas de la joyería real sueca de la catedral de Strängnäs y se dieron a la fuga navegando con remo.

Al estilo de un filme de Hollywood, los hombres huyeron con el botín en una lancha que tenían atracada cerca de la iglesia de esta ciudad ribereña, que se encuentra al sur del lago Mälaren, el tercero más grande de ese país.

La policía sueca a través de su página web, emitió un comunicado con una fotografía de las piezas robadas y una invitación a la ciudadanía para dar información con la frase “se buscan testigos”.

[thb_gap height=»30″][thb_image alignment=»center» image=»36711″]
La policía está trabajando de lleno para encontrar la joyería real sueca y hasta ya se coordina un operativo internacional para evitar que se vendan en el mercado negro. Fotos: aftonbladet.se
[thb_gap height=»30″]

Aftonbladet, un medio sueco, informó que al momento del atraco la catedral estaba abierta al público y que para cuando llegó la policía, los ladrones ya se habían fugado del lugar de los hechos.

Pese a que las autoridades policiales montaron un gran operativo por mar y aire, inspeccionando la zona en helicópteros, no hubo rastro alguno de los hechores de crimen y de los tesoros reales.

“Nos sentamos a comer y uno de mis amigos vio como dos personas corrían desde distintas direcciones. Vi un pequeño bote blanco, los hombres saltaron dentro y comenzaron a remar” relató uno de los testigos clave.

[thb_gap height=»30″][thb_image alignment=»center» image=»36709″]
Estas son las piezas de gran valor que los ladrones se robaron. Fotos: aftonbladet.se
[thb_gap height=»30″]

Se dio a conocer que las piezas robadas son: dos coronas funerarias pertenecientes a reyes suecos del siglo XVII y un orbe de oro, una pieza representada por un globo terráqueo y una cruz, un símbolo de autoridad en la monarquía.

En el templo donde se robaron descansan los restos del rey sueco Carlos IX, quien reinó en los años mil seiscientos, y su primera esposa María del Palatinado.

El medio Expressen, afirma que ya se estaría buscando las piezas con un operativo internacional en tanto que el decano de la catedral, Christofer Lundgren, manifiesta que el robo afecta más allá de lo material.

[thb_gap height=»30″][thb_image alignment=»center» image=»36712″]
Las piezas de la joyería real sueca fueron hurtadas de la catedral de Strängnäs en Suecia. Fotos: aftonbladet.se
[thb_gap height=»30″]

“El valor material  es lo de menos, la historia y la cultura nacional es lo importante. No lo veo como un robo a la catedral sino un hurto a la sociedad sueca”, dijo Lundgren.

La policía afirma que este robo estaba planificado, ya que las joyas estaban en una vitrina con extremas medidas de seguridad y es difícil encontrar una salida del recinto.

Las joyas funerarias que datan de 1611, y que nunca se usaron en vida tienen un alto valor. Por el momento la casa real sueca ha decidido mantenerse en silencio y su portavoz Margareta Thorgren ha declinado hacer comentarios.

[thb_gap height=»30″]
Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar