Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Aguas Ocaña: la gran dama regresa a Honduras y es nuestro ICONO

Aguas Ocaña
Ver galería
11 Fotos
Aguas Ocaña
Aguas Ocaña: la gran dama regresa a Honduras y es nuestro ICONO

Aguas Ocaña
Aguas Ocaña: la gran dama regresa a Honduras y es nuestro ICONO

Aguas Ocaña
Aguas Ocaña: la gran dama regresa a Honduras y es nuestro ICONO

Aguas Ocaña
Aguas Ocaña: la gran dama regresa a Honduras y es nuestro ICONO

Aguas Ocaña
Aguas Ocaña: la gran dama regresa a Honduras y es nuestro ICONO

Aguas Ocaña
Aguas Ocaña: la gran dama regresa a Honduras y es nuestro ICONO

Aguas Ocaña
Aguas Ocaña: la gran dama regresa a Honduras y es nuestro ICONO

Aguas Ocaña
Aguas Ocaña: la gran dama regresa a Honduras y es nuestro ICONO

Aguas Ocaña
Aguas Ocaña: la gran dama regresa a Honduras y es nuestro ICONO

Aguas Ocaña
Aguas Ocaña: la gran dama regresa a Honduras y es nuestro ICONO

Aguas Ocaña
Aguas Ocaña: la gran dama regresa a Honduras y es nuestro ICONO

SAN PEDRO SULA. El país que representó en los años 2002 a 2014 siempre acoge a Aguas Ocaña Navarro con los brazos abiertos y palabras de alegría y gratitud.

Su vida ha tenido un giro radical desde que se asentó en Argentina, para desempeñar un nuevo cargo diplomático al frente del consulado de España en dicha ciudad.

Pero a pesar de sus nuevas responsabilidades, siempre que puede, vuelve a esta tierra que tanto ama, y que para ella, es inolvidable.

En este nuevo viaje a Tegucigalpa y San Pedro Sula, Aguas Ocaña llegó para inaugurar diversos proyectos de desarrollo comunitario, y beneficiar a los más vulnerables.

Sin embargo, en su apretado intenerario hubo tiempo para todo, especialmente para ICONOS MAGAZINE, al protagonizar su primera gran entrevista como ícono del mes de octubre.

Así es la nueva Aguas Ocaña:

Aguas Ocaña

ICONOS: ¿Cómo es esa vida ahora allá, en un país tan distinto a Filipinas, un poco similar a España y tan abismal a Honduras y Nicaragua?

AGUAS: Los primeros casi tres años, hasta que mis hijos terminaron el curso escolar pasado, fue una vida muy ajetreada porque en cada cambio de país siempre hay que hacer un esfuerzo por adaptarse al la ciudad y al país en general, al trabajo y también acompañar a los hijos en su propia integración.

Tuve que hacer un esfuerzo extra para estudiar con ellos y que pudieran entrar a la universidad los mayores. Luego, todo ha sido más tranquilo, incluso nos cambiamos de casa y ahora vivimos muy cerca del Consulado, y desde alli los chicos pueden ir solos a la universidad o a la escuela .

De ser una mamá de niños y adolescentes, pasé a ser una mamá ya de chicos independientes. Este año he ganado mucha tranquilidad.

ICONOS: ¿Qué es de la vida de cada uno? ¿Qué hacen, dónde estudian y dónde están?

AGUAS: Bueno, mi hijo mayor, Leo, que es de La Ceiba, está estudiando Gestión Turística; Francis, que es de La Montaña de la Flor, tolupán, está comenzando Medicina, hay un curso previo a el acceso a la universidad y lo está terminando.

Y en cuanto a los dos pequeños que son de Santa Bárbara, y los más conocidos: Milly está ahora en España desde hace cuatro meses, ella va a una escuela especial, está con mi familia; y Kevin está en cuarto de secundaria, dos años más y comenzará la universidad, si Dios quiere, aunque no sabe qué es lo que quiere estudiar.

Aguas Ocaña

ICONOS: ¿Siempre mantiene esa conexión con los papás de Kevin y Milly?

AGUAS: Sí, siempre. De hecho, mañana voy a ir a visitarles y hace un momento me mandaban fotos del hermano pequeño y yo se lo estaba mandando a Kevin que está en Córdoba y a Milly que está en Madrid.

Y comentábamos que se parece al hermano mayor. Es curioso, pero tenemos una relación muy bonita con ellos que son muy buenas personas. Entendieron que necesitaban ayuda, y mis hijos posiblemente no habrían salido adelante sin mi apoyo porque ellos no iban a ir a una adopción.

Seguramente que los hubieran devuelto a la familia desde el antiguo IHNFA donde estaban recuperándose de desnutrición y hubieran caído en desnutrición nuevamente. Los padres tuvieron un hijo más y les he ayudado como de otro familiar se tratara.

ICONOS: Vemos a una Aguas Ocaña más rejuvenecida, más radiante. ¿Qués está pasando para que nuevos brillos vengan y la tengan más bonita?

AGUAS: Supongo que reflejo más tranquilidad: los años anteriores, hice un gran esfuerzo de acompañar a mis hijos en los estudios: era maestra, taxista, enfermera, cocinera….y además trabajaba!!!!!!!.

Yo le digo muchas veces a mi hermana y a mi cuñado: “sois dos para atender a un hijo, pero yo estoy sola y tengo cuatro”; y además tengo un trabajo fuera de España, no me puedo apoyar en la familia.

Realmente estaba muy cansada; incluso seguía viniendo a Honduras a ayudar, pero realmente no podía más: mis fuerzas estaban menguando mucho. Ahora vivo con mucha menos carga de trabajo.

Aguas Ocaña

ICONOS: Cada vez que viene a Honduras la gente enloquece porque viene aquella figura solidaria que estuvo del 2002 al 2006 aquí, e hizo mucho. Y eso mucho es algo que a la gente se le ha quedado en la mente para siempre. ¿Qué siente Aguas Ocaña allá en su interior cuando ya llega a la habitación a descansar y cuando repasa qué hizo en el durante el día?

AGUAS:  Realmente, hay momentos en los que digo: “ya no puedo más”: mi trabajo, mi familia, la fundación. Pero curiosamente, siempre en el momento en que digo “ya no tengo fuerzas”, hay un hondureño que se acerca y me dice: “gracias… usted me ayudó con una beca que cambió mi vida, con una operación….., usted es un ejemplo, usted…”. Entonces digo: “tengo que seguir”.

El agradecimiento es muy importante, porque yo vivo de mi trabajo y la gestión de proyectos es una carga añadida y destino una parte de mis vacaciones en iniciarlos en España y luego en venir a Honduras en las tareas de supervisión e inauguración como exigen los donantes.

Este esfuerzo debo reconocerlo en mis dos amigas y aliadas que actualmente están ahora en Honduras conmigo y que llevan ayudando en Honduras desde el 2002 cuando nos conocimos. Como cualquier otra madre: tengo que levantarme cada día para ir a trabajar, tengo que preparar la cena a mis hijos, tengo que acompañarles, soy la que les lleva a la fiesta con sus amigos.

Es realmente una carga familiar grande: además con un trabajo de responsabilidad y sacar tiempo para la fundación supone un gran esfuerzo. Por eso es tan importante el agradecimiento. Digamos que el agradecimiento sirve de estímulo para seguir.

ICONOS: ¿Ya no existen las lágrimas en la vida de Aguas Ocaña, aquellas lágrimas que fueron producto de muchas injusticias de personas descorazonadas?

AGUAS: Hace mucho tiempo que no hay lágrimas. Pero las hubieron por mucho tiempo, creo que hasta llegar a Filipinas porque recuerdo un momento muy concreto, a los meses de habernos instalado en Manila, en que sentía que Dios y la vida me tenían que compensar por tanto dolor.

Recuerdo ese momento de reflexión,desde mi oficina, del piso 27 y mirando Manila; de repente me vino a la mente la imagen de mi hija Milly. Ella siempre ha sido la respuesta a mis grandes preguntas a Dios.

Cuando veo su rostro en mi mente, pienso: “¿y mi hija que tiene que esperar de la vida, cuando por haber sufrido desnutrición en sus primeros dos años de vida tiene una discapacidad, ha tardado trece años en poder aprender a leer?”. Entonces me dije: “no tengo derecho a quejarme de mi vida”. Soy tan afortunada por tener a mis hijos, una familia maravillosa en España, un buen trabajo y la gran satisfacción de poder ayudar ;y me dije a mi misma “pero si lo tengo todo”.

Fue después de ese momento cuando comprendí que no tenia derecho a lamentarme y decidí que se acababan las lágrimas, se acabó también el pensar que había sido desgraciada.

Aguas Ocaña

ICONOS: ¿En esa compensación psicológica, emocional y espiritual que usted ha logrado no está el amor de un hombre? ¿No ha existido alguien que le haga sentir mariposas en el estómago a Doña Aguas Ocaña durante todo este tiempo?

AGUAS: No, no de momento. Temporalmente ha habido alguien que ha despertado un poquito eso, pero no he vuelto a enamorarme.

ICONOS: ¿Mantuvo usted alguna relación con esa persona, o fue algo sólo visual?

AGUAS: Brevemente, pero no ha habido nadie que dejara huella en mi vida. Es cierto que con mi trabajo y con cuatro hijos es muy difícil consolidar algo. Cuando te tienes que mover a los tres, cuatro o cinco años de un país a otro, es complicado proyectar tu vida con alguien. Para mí era muy difícil pensar en que alguien pudiera acompañarme, y, por otra parte, plantearme el estar con alguien dejando mi trabajo.

Lo hice una vez cuando me casé, pero ahora, con mis responsabilidades de cuatro hijos es algo impensable. Me costaría mucho que estuviera alguien a mi lado que me indicara el camino a seguir. Con respecto a mis hijos yo tomo las decisiones y para mí ellos son lo primero.

Aguas Ocaña

ICONOS: Hay gente que siempre me dice: cuando tengás la oportunidad de entrevistar a Doña Aguas, preguntale dos cosas ¿Se volverá a casar? ¿Por qué siendo tan bella está sola?

AGUAS: Yo pienso que… no creo, realmente. Estoy acostumbrada a estar sola. En los momentos más difíciles estuve sola; cuando tuve que tomar decisiones muy complicadas, sobre todo con respecto a la discapacidad de mi hija, cuando vivíamos en México, mis cinco hijos eran muy pequeños y tampoco quería llamar a mi familia en España para no preocuparles.

Tuve que tomar la decisión de enfrentar a los profesionales del colegio: pedagoga y psicóloga, que no pensaba como yo, sacar a mi hija de de ese centro y llevarla a otro, consultar con un neurólogo, consultar con otros especialistas. También, anteriormente tuve que tomar decisiones con respecto a problemas de salud de Milly, auditivos, de lenguaje, y sobre sus dificultades para aprender.

Y luego tuve que llevar a dos de mis hijos a Alaska con su familia y suspender esa adopción y quedarme con los tres. Ese momento fue muy doloroso, fue como arrancarme el corazón. Años después, y gracias a Dios, uno de ellos volvió conmigo. Y todo esto que ha sucedido en estos años y que ha sido difícil y lo he enfrentado sola me ha hecho fuerte y al mismo tiempo me ha hecho independiente.

Ellos han ocupado todo el tiempo que había en mi vida, llegaba un fin de semana y tenía que estudiar con ellos, apoyarles en sus tareas,compartir su tiempo de ocio como cualquier familia. Por ejemplo, cuando llegamos a España, tras dejar Filipinas, Francis decía: “mamá, tengo que estudiarme toda la historia de España, y no entiendo nada, todo son palabras nuevas que no entiendo”; y yo: “bueno, te sientas conmigo y lees, y vuelves a leer”, y le explicaba.

Y hablábamos de todos los términos que eran nuevos para ella porque anteriormente había estudiado por casi tres años sólo en inglés; después regresó mi hijo Leo, acostumbrado a estudiar también en inglés y debía hacer los dos últimos años de la secundaria…..fue otro reto que compartimos juntos.

Con Leo y Kevin he estudiado muchas matemáticas, menos mal que siempre se me dieron bien.. Bueno, y al final, se llenó el tiempo y ahora casi despierto y hey!!!! estoy aquí, aquí está la mujer, que aquí está la amiga, que aquí está… digamos que la madre ha ocupado todos los espacios en estos años.

Aguas Ocaña

ICONOS: ¿Qué significa para usted este país Honduras y toda la gente que anhela algún día que su figura como primera dama fuera eterna acá?

AGUAS: Bueno, esto fue lo que fue: un accidente; porque yo estaba fuera del circuito de la política, no era hondureña, ahora lo soy. Se dio la situación y ayudé hasta el último día porque ese fue mi compromiso. Después comenzó mi andadura con la Fundación y con el apoyo de mis amigas Nazaria Moreno y Aurora Atoche.

Honduras cambió mi vida porque aquí encontré mi vocación y a mis hijos. Aguas va a estar siempre para ayudar a los hondureños, siempre que Dios me dé fuerzas voy a hacerlo. A mí el dolor de los niños de Honduras me causa un inmenso dolor. Ese dolor, ante el que no puedo ser indiferente, se tranforma en un motor incansable de trabajo.

Además siento que los hondureños son un pueblo agradecido y cuando voy por otros países y me encuentro con uno de ellos y con confianza y cariño me saludan y agradecen, me siento muy feliz.

ICONOS: Ha venido con bastantes proyectos a Honduras. Brevemente cuénteme ¿Dónde consiguió los fondos? ¿Cuáles son esas asociaciones e instituciones que creen en la labor de Aguas Ocaña ciegamente y que no necesitan una auditoría para saber que están bien invertidos los fondos?

AGUAS: Siempre se hacen auditorías. Se hace una auditoría aquí, se hace una auditoría en España. A lo largo de todos estos años nos han ayudado de la Junta de Andalucía, la Diputación de Sevilla, el Parlamento Andaluz; fundaciones como Roviralta, cajas de ahorro como Cajasur, Cajasol y la Caixa ahora; y hay dos personas maravillosas, Aurora Atoche y Nazaria Moreno, ex diputadas españolas, que desde hace diecisiete años están ayudando conmigo, empezaron cuando era primera dama y desde Sevilla ellas han seguido, de hecho ahora misma están en Tegucigalpa y mañana vuelven a España.

Siempre volvemos, siempre tenemos ese compromiso y bueno; ellas como yo, piensan lo mismo: hasta que Dios nos dé fuerza porque cada día se nos complica más; hasta nos cansamos más.

También estamos lejos, a veces hay dificultades hasta, por ejemplo, para llegar hasta aquí, ellas desde España y yo desde donde esté; porque tampoco sé cuál va a ser mi nuevo destino. A veces proyectar el futuro es muy difícil, pero seguimos.

Aguas Ocaña

ICONOS: La vida pública de Aguas Ocaña en Argentina es un poco más baja en comparación a la de Honduras, porque ahora ya no tiene una figura tan con la vista de la prensa encima. ¿Qué pasa en la vida de Aguas Ocaña como profesional y representante del gobierno Español?

AGUAS: Bueno, es una vida mucho más tranquila, nosotros tenemos un cónsul que nos representa, cuando él no está estoy yo; me dedico mucho más a atender a los españoles que tienen algún problemas o los trámites normales de un consulado; hago una labor de canciller, que es una figura que está dentro de los Consulados y Embajadas de España que aquí tiene otro sentido completamente distinto.

Entonces soy, digamos en Córdoba pues la figura que reemplaza al cónsul; y de todas formas es mucho más tranquilo. Aparte de que no podría tener mucha más actividad de la que tengo porque todavía mis hijos me ocupan gran parte de mi tiempo. Es mucho más tranquilo y no tenemos una actividad representativa tan cargada.

ICONOS: Hace un par de años perdió a su papá, un golpe fuerte. ¿Cómo lo ha superado, me imagino que sus hijos han sido un bastión que ha estado ahí?

AGUAS: Sí, hace tres años, justo llevaba un mes en Argentina. Mis hijos han sido un apoyo increíble. Yo agradezco mucho que los dos últimos años de la vida de mi padre los pasamos todos en España. Yo llevaba ya como dieciocho años fuera y esos dos últimos años los pudimos compartir; él era feliz con mis hijos.

Y bueno, ahora que tenemos mucha actividad con la colonia española en Córdoba, que bailamos flamenco, que era una de las grandes pasiones de mi padre, me siento más cerca de él. Esta actividad la comencé en otros países y la compartía con mi hija Milly que baila muy bien.

El flamenco es algo que me vinculaba mucho con mi padre porque es como que lo tengo más presente. Mi padre siempre nos cantaba de niñas a mi hermana y a mi y luego lo hizo con mi sobrino y mis hijos. Hay muchas canciones con las que no puedo retener las lágrimas porque es como que le tuviera presente.

Aguas Ocaña

ICONOS: Doña Aguas, en el viaje anterior me contó que ya era abuela, cuénteme de esos nietos o el nieto o la nieta.

AGUAS: Sí, es un varón que es de mi hija que está en Alaska.

ICONOS: Y ¿tienen ese contacto, a pesar de la distancia?

AGUAS: Bueno, pues no lo tenemos, prácticamente. No lo tenemos, lamentablemente.

ICONOS: ¿Más o menos usted tiene pensado cuánto tiempo más usted va a permanecer en Argentina, representando al gobierno español?

AGUAS: En principio, el máximo de tiempo que se puede estar en un país para nosotros como canciller son cinco años. Se trata de un puesto de confianza del cónsul, y del propio Ministerio de Exteriores, que deciden en este sentido, pero en principio puedo estar dos años más.

Finalizado ese tiempo, para mí es importante organizarme por mis hijos, porque Kevin va a estar como casi terminando la secundaria, le van a quedar meses… va a ser complicado. Francis va a llevar prácticamente dos años de Medicina, Leo va a estar con tres de Gestión Turística…..; tendremos que pensar bien que destino pedir. porque lo que queremos es seguir juntos.

Elegir un lugar donde estemos todos, es como complicado y yo no quiero dejarlos atrás. En un momento determinado le propuse a Francis cuando estábamos en España hace tres años, que ella hiciera el último año en Inglaterra; le dije: “me esfuerzo para que hagas ese último año que va a ser muy bueno para tu futuro”, es mi hija tolupán. Me dijo: “mamá, yo no me quiero separar de la familia”.

Para mí eso fue muy bonito porque, yo sentía que para mi hija era muy importante, después que había perdido a su madre porque su padre la asesinó delante de ella; no es como otros jovenes que dicen: “estoy encantada de irme y ser independiente y vivir mi vida”.

Me pasa con mis cuatro hijos que son como muy unidos y muy familiares. Si para que continúen sus estudios, uno se tiene que quedar unos meses en Argentina, voy a irme muy preocupada. El hecho de que Milly esté en España, que lleva cuatro meses, ya me cuesta, aunque sé que está muy bien atendida con mi madre, con mi hermana, mi cuñado (mis hijos llaman papi a mi cuñado; él ha sido la figura masculina junto con el abuelo). Entonces, está ahí y la cuidan muchísimo, pero yo la extraño.

Aguas Ocaña

ICONOS: ¿Cómo anhela a Honduras?

AGUAS: A mí me encanta Honduras, si no fuera por la inseguridad para mí sería un lugar perfecto para vivir. Me encantan sus paisajes, me encantan sus colores, me encanta la música, me encanta el carácter de la gente, esa sonrisa que siempre tienen puesta.

En Honduras viví cosas muy bonitas, también cosas muy difíciles, pero por encima de todo destaco esos años en los que encontré a mis hijos que fueron los más bellos de mi vida. Hay un antes y un después de empezar a ayudar y ver que podía cambiar vidas. Eso es como que te den un poquito de la capacidad que tiene Dios de cambiar realidades para bien.

Además hay tanto que hacer aquí que para mi es un reto de amor y de generosidad. Además es un país tan desconocido como hermoso, yo siempre lo he dicho en muchos lugares donde he estado trabajando que veo playas bonitas, y digo: “pero las de Honduras más”; los fondos marinos, estos son bonitos: “pero los de Honduras más”; y los paisajes, veo la sierra y digo: “pero esto está muy pelado, es que Honduras tiene…”. Entonces, la gente ya me dice…”te enamoró Honduras”.

ICONOS: Aguas, en relación a las otras oportunidades que he tenido de entrevistarla, hoy veo una Aguas más en paz, y la paz la ha embellecido, la ha rejuvenecido y la ha puesto como que estuviera en una nube. ¿Ha continuado usted manteniendo comunicación con el expresidente Maduro, o relación cordial de amistad, cómo él es como papá?

AGUAS: Sí, tengo una relación cordial con él, si necesito algo pues le mando un mensaje; yo prefiero no interferir en su vida. Creo que cuando se toma una decisión, sobre todo cuando no tienes en común hijos (los hijos son míos, aunque él me ayuda económicamente) hay que respetar.

Yo no estoy intentando entrar en la vida de ninguna persona, respeto profundamente el rumbo de su vida; yo ya me marché hace trece años, y crecí, ya fue. Entonces, tenemos esa relación cordial, pero no le llamo para contarle mi vida; quiero decir, él tiene su vida.

Me ha acompañado en este tiempo cuando había que hacer trámites legales de mis hijos, y me ha acompañado económicamente, pero no es el padre de mis hijos, no es la persona que me ha ayudado a tomar decisiones sobre los problemas que surgían, no.

ICONOS: ¿Cuándo fue la última vez que lo vio?

AGUAS: Pues no sé si hace… yo creo que cuando vine de Filipinas a adoptar a mis hijos, brevemente le vi con mis hijos; yo creo que esa fue la última vez, no recuerdo bien. En Filipinas, hace como siete años… es que no recuerdo bien. Creo que hace como siete años.

Aguas Ocaña

ICONOS: Es como que, bien imposible analizar y ver como un esquema, y decir: bueno en diez años voy a estar acá, o en cinco años quiero tener esto y voy a trabajar en función a esto porque uno a veces planifica, pero la última palabra siempre la tiene Dios. Si de esas casualidades que el universo conspirara a favor de los hondureños y el gobierno español decidiera, no sé, nombrarla cónsul de España o embajadora de España, y usted tuviese la oportunidad que le dijeran: escoge el país que tu quieras; y, evidentemente va a estar en primer lugar Honduras por lo que lo tiene arraigado.

¿Cómo sería esa vida de Aguas? ¿Alguna vez se lo ha planteado, llegando a la posición de cónsul o embajadora?

AGUAS: Cuando representas a tu país de origen en cualquier país del mundo tienes que trabajar por tu país, obviamente hay un compromiso, pero tienes unas funciones encomendadas para con las personas y el país que representas; pero siempre hay tiempo para hacer otras cosas más allá.

Todo lo que yo pueda hacer desde esa posición supuesta y lo que pueda hacer desde otra, siempre lo voy a hacer. Porque no sólo hago un trabajo, es que yo tengo un compromiso de vida por Honduras.

Entonces, esté en la posición que esté, y por supuesto Honduras está por delante de cualquier otro país que yo pudiera elegir en el exterior, es el número uno; yo también soy hondureña, mis hijos son hondureños. Siempre voy a hacer lo máximo.

ICONOS: La paz es el resultado del perdón. ¿Aguas perdonó a todas aquellas personas que durante fue primera dama le lanzaron piedras?

AGUAS: Sí. Es que no me paro a pensar en nada de eso; es que todo lo que sucedió mereció la pena. Si yo no hubiera pasado por eso no tendría a mis hijos, no hubiera tenido la oportunidad de encontrar mi vocación de ayudar; es como que, no podemos elegir una vida perfecta.

Eso forma parte de la vida, y además, cuanto más alto estás, más graves son las agresiones; más envidia hay, más competencia hay. Eso forma parte de el comportamiento del ser humano.

Aguas Ocaña

ICONOS: Un mensaje para los hondureños…

AGUAS: Qué voy a decir yo, que he viajado por todo el mundo por mi trabajo… Me siento muy feliz que al encontrarme con un hondureño no ve en mí alguien que ha estado en una posición alta, no hay distancia; me abren los brazos, y se alegran de conocerme o de encontrarme nuevamente.

Eso para mí es una muestra de cariño, de reconocimiento, de cercanía: a mí me gusta esa imagen que proyecté de una primera dama cercana, y que alguien no tiene pena o no tiene vergüenza de decirme: “oiga, soy hondureño, yo la conozco” y me da un abrazo. Me da igual que sea la señora que limpia, el ex ministro o el embajador o, sea quien sea.

Cuando es hondureño y me dan un abrazo y me dicen: “le agradezco”, me gusta, me encanta, me llena el alma, me alimenta para seguir ayudando. Eso es lo que me une a Honduras, aparte de la belleza del país. Y bueno, mi compromiso: por siempre.

FOTOGRAFÍA: GERARDO E. BARRERA
ASISTENCIA: FELIPE VALLEJO
VÍDEO: RONY MARTÍNEZ
ESTILISMO: ÓSCAR JACO / HAIR OBSESSION
REALIZACIÓN: SABINO GÁMEZ
¡Comparte!
No hay comentarios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.