Honduras 504

Ocho mujeres que hacen de nuestra Honduras, un mejor país para todos

REDACCIÓN. A través de los siglos, la mujer ha sido el símbolo máximo de belleza, y su encanto ha inspirado innumerables creaciones en todas los ámbitos de la cultura.

Junto al amor, la esencia femenina se ha convertido en la fuerza que mueve al mundo y más allá de eso, se ha constituido como el vivo rostro de la entrega hacia los demás.

En Iconos Mag, reconocemos la trayectoria de 8 mujeres hondureñas que han marcado la era contemporánea de la nación, a través de su influencia en el altruismo y la cultura.

Ellas, desde sus diferentes plataformas de accionar, son una luz que brilla a favor del prójimo, y que gracias a su gran trabajo y tesón, hacen de San Pedro Sula y Honduras un mejor lugar para todos.

Mary Ann Paz de Kafati

Mary Ann, es y siempre será todo un ícono de inspiración para nuestra magazine, y de hecho, fue la protagonista de la Edición Iconos Septiembre 2018, donde nos concedio una entrevista exclusiva.

La dama sampedrana es la presidente de la fundación altruista Ruth Paz, que brinda su apoyo a niños de escasos recursos en todas las necesidades de salud integral.

Ahí, nos compartió sobre la labor de la fundación que lidera, y dejó ver una mujer de lo más sencilla y carismática, dispuesta a extender su mano de forma incondicional.

Vivian Jezycki de Chahín

Llegó a San Pedro Sula hace más de 35 años, y desde entonces no ha parado de trabajar en favor de cientos de pequeños desamparados, que han encontrado la benevolencia en los brazos de una mujer tan abnegada.

Ella es una de las damas, que aunque vio por primera vez la luz del mundo en tierras extranjeras, descubrió una nación que las acogió y a la que se ha dedicado con todo su ser: Honduras.

Vivian Chahín, es la mente en el liderazgo del Hogar de Niños Emanuel, una fundación que funciona como orfanato para casi 100 niños y adolescentes; obra de amor que realiza a la par de otros sampedranos altruistas.

A través de esta casa hogar, se les brinda apoyo a los pequeños en todas sus necesidades integrales, dándoles la oportunidad de una mejor calidad de vida, y en consecuencia, un destino más digno.

Julieta Salem de Kattán

Indiscutiblemente, la más indeleble figura de la solidaridad en Honduras. Doña Julieta Kattán ha logrado, como muy pocas mujeres, dejar un legado trascendental de nobleza, dedicación y entrega.

Desde su corazón, ha fluido un interminable raudal de amor hacia la niñez hondureña, que combinado con su fuerza imparable, ha resultado en toda una bendición para miles de familias.

Por más de 45 años estuvo al frente de la Fundación Amigos de Guarderías Infantiles, la organización sin fines de lucro que ella misma creó, y a la cual ha ofrecido hasta la última dosis de energía.

Aunque en 2018 anunció su retiro oficial de la dirección en la casa altruista, su pasión y deseo de velar por aquellos más desfavorecidos, siguen tan fervientes como siempre.

Su trayectoria fue galardonada por la Asociación Hondureña al Rescate de los Valores y la Moral en 2017. En el mismo año, fue también nominada al prestigioso premio Príncipe de Asturias, que se entrega en España.

Teresa Campos de Pastor

La imagen de doña Teresa Pastor en la mente de los sampedranos es una de las más latentes; una mujer que aunque nació en México, tiene su corazón atesorado en Honduras.

Tras llegar a la nación cinco estrellas en la década de los 70’s, esta antropóloga de profesión, literalmente se enamoró de la exuberancia y el paisaje natural del país.

Años más tarde, precisamente en 1994, fue la creadora del Museo de Antropología e Historia de San Pedro Sula, que conformó junto a otros apasionados por la cultura y el arte; una organización de la cual es directora hasta hoy.

Desde ahí, ha compartido de su conocimiento acerca del desarrollo de la civilización, con cientos de estudiantes y visitantes extranjeros que se maravillan diariamente en la pinacoteca.

Su desdén hacia la preservación y promoción de tan valioso patrimonio cultural para nuestra nación, fue reconocido con el Premio Zizima en el año 2018.

Andrea Díaz de Quintana

Presidente para la Zona Noroccidental de la Fundación Hondureña para el Niño con Cáncer, y líder de un equipo de más de 50 mujeres voluntarias que apoyan a los pequeños en este complejo proceso médico.

Durante su administración, ha venido ha revolucionar el concepto de los festivales altruistas en la ciudad, a través de la creación de la popular Villa del Sabor.

Luego de abandonar la organización de este primer evento filántropo, se ha dedicado desde hace 3 años a realizar un nuevo proyecto: La Noche del Sabor; que también se ha convertido en una de las citas anuales más esperadas.

En el mismo, se da todo un encuentro de gastronomía internacional por parte diferentes restaurantes de San Pedro Sula. Además, un espectáculo musical que usualmente es protagonizado por un artista internacional.

Gemma Racciatti

Desde hace más de 4 años, esta dama italiana es la presidente del Comité Auxiliar de Damas Voluntarias de la Liga Contra el Cáncer de San Pedro Sula.

En este lapso de tiempo, ha demostrado su amor hacia Honduras y sobre todo a aquellas mujeres que necesitan de esa mano amiga al atravesar por procesos difíciles.

Junto, a un grupo de alrededor de 50 voluntarias activas, mantienen en pie la obra altruista iniciada por dos insignes doctores sampedranos, para servicio de generaciones.

Susana Prieto

Por casi 20 años, Susana Prieto ha colaborado en la Fundación de Apoyo al Hospital Mario Catarino Rivas, que se encarga de administrar y proyectar el soporte económico hacia este importante centro médico.

En 2014, fue nombrada como presidenta de dicha institución, una labor que ha desempeñado acertadamente y cuyo esfuerzo ha beneficiado a muchos ciudadanos en el ámbito de la salud.

Durante su administración, se ha logrado ejecutar numerosos proyectos e inversiones que han venido a mejorar la atención en el hospital regional, y que cada día impulsan su desarrollo en pro de los que más lo necesitan.

Aguas Ocaña Navarro

El país del que fuera primera dama entre 2002 y 2004 se convirtió en uno de sus grandes amores eternos. Aguas Ocaña Navarro, es una de las pocas españolas que también presume, y está totalmente orgullosa de ser hondureña.

Si bien, es evidente el desborde de elegancia que emana de su porte, su pasión por el bien del prójimo y sobre todo por la niñez, es el rasgo más ilustre de su personalidad.

Esa desinteresada entrega a los más pequeños la colocaron como la primera dama que Honduras jamás podrá olvidar, aquella cuya labor difícilmente será superada por otra mujer que ocupe la misma silla.

Su pasión por el país catracho es tal que, aún después de muchos años de haberse ido, su apoyo filántropo hacia esta nación sigue vivo, y cada vez son más grandes los proyectos que emprende para beneficiar a muchos.

En Iconos Mag, hacemos aplauso y ovación a esa labor altruista de la siempre amada Aguas Ocaña, quien además fue protagonista de la portada de nuestra Edición Octubre 2018.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar