Viajes de un catracho

Viaje al sur-este de Asia 2020: Malasia

Aunque 20 días viajando suena mucho tiempo y sobre todo muy costoso, la verdad es que no es suficiente para explorar los tan interesantes y ricos países del sur-este de Asia. Además que es un destino muy barato para los turistas.

Malasia fue mi primera parada, donde me encontré con un viejo amigo y aproveché para visitar a una amiga que vive en Kuala Lumpur hace unos años, la mejor guía turística y anfitriona sin ninguna duda.

Foto: Viajes de un Catracho

Después de un largo viaje de casi tres días, aterricé en KL un martes por la noche, llegué tan cansado del viaje tan solo a tomar una ducha y dormir como bebé.

Mi primer día arrancó temprano, con una tacita de café en mano recorrí y exploré el hotel y todo lo que ofrecía, incluyendo dos “infinity pools” con las mejores vistas de la ciudad y sus montañas. Me hospedé en el Hotel Expressionz at KLC, en el centro de la ciudad, por un precio súper cómodo de $40 (entre dos personas) la noche, incluyendo desayuno bufete y en la mejor ubicación.

Después de un desayuno de campeones nos reunimos con nuestra súper guía Josie para comenzar nuestro tour por KL en las Batu Caves, unas cuevas con uno de los santuarios hindúes más populares fuera de la India. Al llegar te impacta una gran estatua dorada de 10 pisos de altura, junto a montón de coloridas gradas que te llevan hasta dentro de la cueva. Subir las 270 gradas es una aventura ya que están llenas de traviesos monos que le roban las cosas a los más despistados, especialmente comida, pero definitivamente le agregan “sazón” a la subida. Una vez dentro de la cueva, se encuentran varios templos y estatuas llenas de color, yo aproveché y me hice una limpia espiritual con uno de los monjes, todavía puedo sentir el rico olor a incienso, toda una experiencia llena de buenas energías.

La visita a las Batu Caves nos tomó prácticamente toda la mañana, en Kuala Lumpur hace mucho calor por lo que salimos buscando algo frío para refrescarnos, y lo que encontramos fueron los conos más grandes que he visto en mi vida, y justo en las tiendas saliendo de las cuevas, donde también probamos el Durián, considerada la fruta más apestosa del mundo, con un sabor demasiado exótico para mi gusto.

El Durián nos abrió el apetito, además que ya era hora del almuerzo, por lo que buscamos comida local y el plato típico de Malasia el Nasi Lemak: pollo frito y deliciosamente condimentado, acompañado de arroz con leche de coco, huevo duro, ensalada de pepino, y una salsa un poquito picante que se le agrega a todo lo anterior, un carnaval de sabores. Comimos en el popular restaurante de comida local SOULed Out Sri Hartamas, y es que además de su deliciosa comida, también sirven ricos cocteles y todo súper económico, mi cuenta final fue de $8.5 por dos lichi mojitos y un plato fuerte.

Foto: Viajes de un Catracho

Por la tarde fuimos a conocer el Templo Thean Hou, también conocido como el “Templo de Las Luces”. El Then Hou es uno templos chinos más grandes y antiguos en todo el sureste de Asia. El lugar es gigante, cuenta con seis niveles donde predomina un intenso color rojo, el cual significa suerte y abundancia para los chinos. De todos los tejados cuelgan lámparas rojas que se encienden por las noches, regalando un ambiente único a cualquier hora. Sin darnos cuenta se nos pasó la tarde explorando los seis niveles y los jardines del templo, y para cerrar un gran primer día, nos sorprendió un increíble atardecer sobre la mejor vista panorámica de Kuala Lumpur.

El segundo día en Malasia viajamos a una hora de la ciudad para subir la montaña en un teleférico, con piso de vidrio, que nos llevó hasta Genting Highlands, donde se encuentra el First World Hotel, el hotel más grande del mundo, con 6,118 habitaciones, un enorme parque de diversiones, arena para eventos, y casino, un lugar tan moderno y espectacular que me hizo sentir que estaba en el futuro.

Foto: Viajes de un Catracho

Al terminar de recorrer el gran hotel, y tomando el mismo teleférico, bajamos al Chin Swee Caves Temple, otro templo chino lleno de sorpresas como una gigantesca estatua de Buddha y una alta “pagoda”, una torre de varios niveles con la peculiar arquitectura china, un show completo de lugar.

Regresamos de las montañas a Kuala Lumpur cansados de la turisteada, pero llegué justo a tiempo para mi cita con una doctora en acupuntura, una técnica china de medicina alternativa, donde te insertan pequeñas agujas en partes estratégicas del cuerpo y luego les aplican electricidad, una experiencia completamente renovadora, además que el diagnostico de la doctora fue bien acertado.

Cuando llegué al hotel estaba justo atardeciendo, por lo que decidimos disfrutar de la piscina del último piso, con una vista increíble de los rascacielos y las icónicas Torres Petronas, la mejor forma de cerrar un largo día.

Aprovechando las instalaciones del hotel, la mañana siguiente usé el gimnasio, haciendo la rutina del día de @ereifitness arranqué mi tercer con todas las energías.

Nuestra primera parada del día fueron las Torres Petronas, dos edificios de acero y vidrio, de 88 pisos y 452 metros de altura, bien ganado el título de símbolo de Kuala Lumpur.

Foto: Viajes de un Catracho

Después de caminar por un par de horas bajo el calor explorando las Petronas, entramos a uno de los tantos centros comerciales de la ciudad (de verdad son muchísimos) y nos refrescamos la vida con un delicioso helado artesanal de coco, bien típico de Malasia. Celebrando el año lunar chino, nos encontramos en el Mall con un show de acrobacias de la “Danza del Dragón”, un espectáculo completo.

Foto: Viajes de un Catracho

Almorzamos comida tailandesa en un restaurante en la parte antigua de Kuala Lumpur, zona que nos entretuvo toda la tarde con sus edificios colosales, templos y mercados (en la ciudad están presentes prácticamente todas las culturas de Asia).

Lo que seguía después era una sorpresa de mi amiga y guía turística Josie, nos llevó a que nos dieran un buen merecido masaje en los pies, muy populares en Asia y algo que no puede faltar en una visita a KL.

Para despedirnos esa última noche visitamos las Petronas. Al llegar me sorprendió ver a tanta gente en el lugar, y es que las torres iluminadas son otra gran atracción de la ciudad. Ahí mismo hay gente que tiene lentes y buena iluminación, y te toman la foto con tu mismo celular, quedándote un súper buen recuerdo de la ciudad.

Foto: Viajes de un Catracho

Cenamos en Marta’s Kitchen, un restaurante español de tapas cerca del hotel, compartimos y comimos delicioso, además de probar la sangría de la casa. Nos fuimos a descansar temprano ya que teníamos vuelo temprano por la mañana y el aeropuerto queda a una hora de la ciudad, teníamos que madrugar para continuar a nuestro siguiente destino.

Foto: Viajes de un Catracho

Presupuesto

Visa: $0 – no se necesita

Hotel 4 estrellas: $80 por persona – Desayunos Incluidos

Comida y Bebida: $100 en tres días

Transporte y Otros: $120 – Contemplando los transfer al aeropuerto y a los Highlands que están a una hora de KL.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar