Más hondureños que tú

Teresa Campos: me enamoré de Rodolfo… y también de Honduras

SAN PEDRO SULA. Hoy en Más Hondureños que Tú nos acompaña la mexicana más catracha: Teresa Campos de Pastor, la directora del Museo de Antropología e Historia.

Gracias a Banco de Occidente, conocemos la historia de una mujer que llegó por amor… y se terminó enamorando también de nuestro país.

Pero no solo eso. También ha sido un pilar en el desarrollo y promoción de la cultura en el país a través de empuje en el museo más icónico de San Pedro Sula, lugar donde nos ha convidado para esta entrevista.

Foto: Iconos Mag

¿Cómo llegas a Honduras?

Yo llegué a Honduras porque me casé con Rodolfo Pastor. Lo conocí en la escuela de antropología, nos enamoramos y pues yo nunca pensé que iba acabar viviendo en Honduras. Fue una sorpresa para mí porque yo les confieso la verdad en ese momento lo que sabía, Honduras país centroamericano, capital Tegucigalpa pero no sabía mucho más.

Lo que más te gusta de Honduras es…

Lo que más me gusta es la forma en que la gente se adapta a este ambiente, es muy difícil por ejemplo adaptarse a estos calores tan intensos y creo que la gente acá es una gente campechana; es una gente informal, por ejemplo en su forma de vestir por lo general, sus relaciones son sencillas porque viven en este mundo que no te lleva a estar todo el día muy trajeado o muy agarrotado por el frío, si no que es una gente muy cálida.

Foto: Iconos Mag

Tu comida hondureña favorita es…

Me fascinan los frijoles, no hay como el frijol hondureño, ese frijol tiernito recién cosechado… me encantan cosas hechas de maíz y pues la yuca con chicharrón, las baleadas, el tapado, la sopa de caracol… la verdad es que hay muy diferentes oportunidades de encontrar cosas muy ricas dependiendo de la zona.

¿Qué lugares de Honduras has visitado?

Sí conozco muy bien la zona de Occidente, conozco muchos departamentos de Santa Bárbara, de Copán… conozco mucho de Lempira también. En Lempira hice trabajo de campo y logré caminar entre aldeas porque en ese momento no había carreteras. Me encanta Lempira, más que nada por sus gentes… y también he estado en la zona de la costa.

Foto: Iconos Mag

Te sientes identificada como una catracha…

Claro que sí, a pesar de que sigo siendo mexicana le he tenido un cariño grandísimo a Honduras y creo que he vivido aquí más tiempo que en México. Entonces en cierta manera también soy catracha.

Etiquetas

Más artículos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar